5 de enero de 2017

Balance municipal tras las lluvias: “Agua en las calles pero no en domicilios” Servicios Públicos brindó detalles del operativo montado para evitar anegamientos. “Muchas veces es mayor lo que viene de afuera que lo que llueve acá”, indicaron.

Foto: Cristian Moriñigo

El 2017 comenzó con intensas lluvias que en pocos días sobrepasaron el promedio de milímetros calculado para enero. Sin ir más lejos, entre el chaparrón del martes por la tarde y el de la madrugada del miércoles cayeron alrededor de 150mm que pusieron en jaque los caminos de toda la región y que provocaron inundaciones en varios lugares de la zona.

En la ciudad de Roldán, según el balance oficial, no hubo mayores consecuencias. “Tuvimos que utilizar el sistema de bombeo”, contó Germán Wirsch, secretario de servicios públicos municipal. “Lo pusimos para prever que haya alguna inundación a las 5.15 de la mañana. Se pusieron sólo dos bombas y estuvimos drenando toda la ciudad. Durante la mañana del miércoles se pusieron en Carlos Gardel y A012 y luego en Larrea y A012. Había agua en las calles pero no hubo agua en domicilios”, agregó.

Las fotos de calles anegadas en algunos barrios fue una postal que se repitió en redes sociales y en grupos de whatsapp donde los vecinos se iban consultando acerca del estado de cada barrio. “Se recorrieron y controlaron las zanjas en general de la ciudad, sobre todo las troncales, para controlar que no haya nada tapado”, explicó el funcionario.

“Estamos en permanente trabajo con todo el equipo de gabinete, trabajamos todos juntos, tanto con la secretaria de Promoción Humana, el secretario de Gobierno, el intendente, recorremos permanentemente. Tuvimos controles previos el martes con el chaparrón de la tarde, que fue importante. En la ciudad no fue tan importante como otras zonas de la región pero a la noche fue fuerte, que sumado a lo de la tarde anterior y lo de días atrás hace que estemos en estado de alerta”, agregó.

Por último, Wirsch cerró explicando que “Roldán es un plato, se nos viene toda el agua de campo de Pujato sobre todo, por eso prestamos mucha atención, muchas veces es mayor lo que viene de afuera que lo que llueve acá”.