1 de Agosto de 2016

¿Necesitás delimitar tu terreno? Cinco ideas para crear un cerco vivo Al momento de delimitar nuestro terreno, los cercos vivos son una excelente alternativa: se integran al paisaje, atenúan sonidos, polvillo y aportan decoración.

Por @MainumbíJardin

Al momento de delimitar nuestro terreno, los cercos vivos son una excelente alternativa. Entre sus muchas ventajas podemos decir que se integran al paisaje, atenúan sonidos, polvillo y aportan decoración y belleza con sus hojas, flores y frutos. Te contamos algunas de las principales especies que podés tener en cuenta, según el resultado que querés lograr.

#01 – ARBUSTOS: Los arbustos tradicionales tienen follaje persistente y compacto, algunos de ellos son la Ligustrina, Cotoneaster, Crataegus, Cupressus y Juniperus.

#02 – AROMÁTICAS: Una alternativa son las plantas aromáticas como lavanda, romero, ruda, manzanilla y ajenjo, entre otros. Además de tener un aroma agradable son plantas muy resistentes para un cerco vivo.

#03 – CAÑAS: Otra opción es la caña de bambú, una especie recomendada para cercos perimetrales o como barrera protectora porque forma un cerco compacto y prácticamente impenetrable.

#04 – ENREDADERAS: Entre nuestras favoritas están las enredaderas, una excelente solución para delimitar jardines chicos ya que aprovechan el espacio y aportan privacidad, color, frescura y amplitud. Podés colocarlas sobre cercos de tejido, vallas, rejas y usarlas para disimular imperfecciones. En este grupo están la madreselva, el jazmín de lluvia, la hiedra, las glicinas y bignonias.

#05 – EMPALIZADAS: Los cercos de madera o postes son una opción original y decorativa, especialmente para jardines rústicos. También sirven para solucionar la contención del suelo en pendientes. Entre los materiales más utilizados en este grupo están los postes y de eucaliptus y los postes y durmientes de quebracho blanco y colorado, por su durabilidad y resistencia.

¡A elegir y poner en marcha!