17 de octubre de 2016

Compañía teatral denuncia que no le dejaron “contar mentiras” en Roldán Se tenían que presentar en la ciudad e incluso ya se habían vendido entradas. Ahora emitieron un comunicado para despegarse de la suspensión del evento.

“Los actores, producción y dirección de la obra Vamos a contar mentiras queremos aclarar que no tenemos nada que ver con la suspensión de la misma.  La puesta estaba programada para el pasado sábado 24 de septiembre en la Sala Cine Teatro de la ciudad de Roldán y a beneficio del Hospital SAMCO. Por razones poco claras, estando a 48 horas de la función, se canceló la venta de anticipadas sin previo aviso a los que hacemos la obra. Nos enteramos por familiares y amigos que asistieron para adquirirlas y no se las vendieron”, así se expresó Erica Velasco, integrante de la compañía teatral a cargo del show en cuestión, en su descargo tras haber tenido que suspender la función pactada.

“El jueves del 22 de septiembre nos llaman pasadas las 21 horas alegando que la obra se suspendía por decisión de la Comisión Directiva del Hospital, porque no había suficientes anticipadas vendidas. Para ser exactos, 38 solamente. Qué sería una vergüenza para los actores tener una sala con tan poca gente. A lo cual aclaramos que la vergüenza es NO actuar, es que nos bajen la obra, es dejar a la gente sin el espectáculo”, agregó el comunicado que se hizo llegar a El Roldanense.

“Las entradas anticipadas representan un número ínfimo, salvo que sean espectáculos de gran monta y el espectador se preocupe por conseguir mejor ubicación. Les garantizamos que, aparte de las anticipadas, teníamos alrededor de 30 o 40 personas que iban a ir a la sala directamente (familiares y amigos de Funes y Roldán de gran parte del elenco), y sumando a los que se acercarían espontáneamente, el número de asistentes era más que interesante”, sumó el texto.

Desde la compañía también comentaron que hace aproximadamente tres meses atrás comenzaron con la propuesta y la negociaron con la Secretaría de Cultura de la Municipalidad, yque  desde allí les propusieron hacerla a beneficio del efector de salud local. “No entendemos por qué fueron éstos últimos los que tuvieron la facultad de cancelar la obra y menos por un motivo tan absurdo”, se preguntó Velasco.

Asimismo, la actriz aclaró que ninguno de los que conformaban la obra cobraban viáticos por traslado, solamente un porcentaje de las entradas vendidas para salvar gastos. “Lo único que debían hacer era abrirnos la sala y poner personal en la boletería, nosotros nos encargaríamos de la técnica y armado de escenografía. No tuvieron consideración de la gente que se tomó la molestia de ir a comprar las entradas, de la inversión en publicidad por parte de la Municipalidad, de la buena predisposición de amigos y familia que se tomaban unos minutos para compartir la publicidad e invitar, y de la fecha reservada por parte nuestro para ellos, porque tranquilamente la hubiéramos podido realizar en otra localidad”, indicó.

“Soy oriunda de Roldán, la mitad de mi vida la viví en esa hermosa ciudad. Desde lo personal, reencontrarme con familia y amigos que estaban entusiasmados por ver este espectáculo, me llenaba de emoción. Ahora me queda la decepción y una sensación de manoseo a nuestro trabajo. Roldán se la pierde y nos duele”, finalizó Velasco.