17 de noviembre de 2014

Confuso episodio en Las Acequias por un supuesto robo que no fue Alertados por una "actitud sospechosa", efectivos del Comando Radioeléctrico demoraron a dos hombres que resultaron ser albañiles. Uno de ellos tenía una afección cardíaca y se descompuso.

911 comando policía

Dos albañiles que el jueves pasado se encontraban finalizando su jornada laboral en barrio Las Acequias pasaron un mal momento al ser confundidos con supuestos ladrones y demorados por personal del Comando Radioeléctrico de Roldán hasta que finalmente se resolvió la situación con la intervención del titular de la vivienda en que trabajan los hombres. Uno de ellos, víctima de una afección cardíaca, se descompuso y hubo que llamar a la ambuancia. “Me empezó a faltar el aire; pensé que me moría”, recordó.

El episodio tuvo lugar cerca de las 20.30, cuando los trabajadores guardaban sus herramientas en una camioneta Traffic blanca de su propiedad. Como el vehículo estaba sin luces y todos los movimientos se hacían a oscuras, desde una vivienda lindante hicieron un llamado de alerta al 911 por lo que consideraron una “actitud sospechosa” de posible robo bajo la modalidad de escruche.

“Hasta ahí todo bien. Es más: Ojalá yo tuviera vecinos así, que llaman a la Policía ante la posibilidad de un hecho delictivo”, señaló en diálogo con El Roldanense uno de los albañiles involucrados en el hecho. Y continuó: “En eso aparecieron como seis efectivos apuntándonos con escopetas y ordenando que bajemos del coche”.

Continuando con el relato de lo ocurrido, el hombre recordó que se les pidió una serie de datos, los cuales fueron provistos, y que luego el personal del Comando se alejó. “En ese momento pensamos que podíamos irnos, entonces empujamos la chata -que anda con problemas mecánicos- y arrancamos. Fue ahí que se vinieron al humo, otra vez con las armas y nos hicieron bajar”.

“Terminé echado boca arriba en el piso y me empezó a faltar el aire; pensé que me moría porque vengo con un problema cardíaco. La verdad es que pasamos un momento muy feo; a nivel emocional quedé hecho pelota”, prosiguió con lágrimas en los ojos el albañil, para quien tuvieron que pedir un ambulancia ante la evidente descompostura. Y finalizó: “Más tarde me pidieron perdón, pero no descarto iniciar acciones legales porque realmente fue algo horrible”.

Por su lado, desde el Comando Radioeléctrico coincidieron a grandes rasgos en relación a cómo fueron desencadenándose los acontecimientos. Según explicaron, el problema surgió cuando los hombres creyeron que estaban en condiciones de retirarse mientras que en realidad en ese momento se estaban pidiendo antecedentes y averiguando si la camioneta tenía pedido de captura. Y confirmaron: “No fue un caso de robo”.