29 de junio de 2015

Un fotógrafo roldanense reconocido a nivel mundial Cristian Moriñigo es el primer argentino en ser incorporado a una agrupación internacional que trabaja la modalidad boudoir, estilo que exalta la sensualidad que habita en todas las mujeres.

Retratar con la cámara lo hermoso y sensual que habita en todas las mujeres. Así podría empezar a explicarse, de modo muy sintético por cierto, lo que significa el estilo boudoir. Un estilo que tiene representante en la ciudad, y vaya si lo tiene: el fotógrafo local Cristian Moriñigo es el primer argentino incluido en una agrupación que nuclea a realizadores de dicha modalidad a nivel mundial.

El reconocimiento llegó por parte de la reconocida International Association of Boudoir Photographers (Asociación Internacional de Fotógrafos Boudoir), con sede en Estados Unidos y miembros en cada rincón del globo.

Moriñigo describe al boudoir como un “hermoso y elegante tipo de fotografía que retrata mujeres, de todas las edades y contexturas físicas, ofreciéndoles la oportunidad de demostrar que pueden crear imágenes similares a las que ven en los medios, mostrando su propia belleza y sensualidad”.

“Técnicamente -continúa el fotógrafo- la palabra boudoir es un término de origen francés que se refiere al dormitorio privado o vestidor de una dama. Actualmente el término es utilizado para describir un estilo de fotografía romántico y sensual, donde la mujer es la protagonista destacando su lado más sexy. Para nosotros es sinónimo de imágenes sensuales y elegantes que revelan la belleza de la mujer, el arte de fotografiar el cuerpo y la personalidad mostrando el lado más femenino, creando imágenes en las que la mujer pueda ver reflejada su belleza”.

A partir de la experiencia recorrida en esta modalidad, Moriñigo ha desarrollado junto a su compañera Leticia Martiñena una interesante propuesta para todas las roldanenses: tener su momento boudoir. Es decir, y por citar sus propias palabras, “una experiencia divertida y sexy, en un ambiente totalmente dedicado a ellas. No es solo una sesión fotográfica, es más que eso, es una vivencia que hace a la mujer redescubrirse a sí misma”.

El momento boudoir se lleva adelante en los estudios de Positive Fotografía.