27 de agosto de 2015

¿Cuántos permisos de obra se entregaron en Roldán desde 2012? El crecimiento de la construcción en la ciudad es exponencial. Un fenómeno así bien valía una edición especial impresa de El Roldanense. Aquí la nota central, con números que impactan.

Los números, casi siempre, son la forma más elocuente para describir un fenómeno. Y el de la construcción en Roldán, vaya si lo es: según registros municipales, en el año 2001 se entregaban unos 45 permisos para obra nueva al año, lo cual hablaba de un crecimiento estándar para una ciudad de sus características. Trece años después, es decir en 2014, se otorgaron 988 autorizaciones a las cuales se suman otras 340 de construcciones que se regularizaron. Además, en el primer semestre de 2015 el fenomenal crecimiento se mantiene: ya se concedieron 457 permisos, 57 más que en el mismo período del año pasado.

Estos valores hablan de un crecimiento porcentual mayor al 2000% en 14 años. Los motivos para explicar semejante explosión no son muy difíciles de desandar: uno de ellos es la recuperación económica general del país tras la crisis de finales de 2001, lo cual vino acompañado de un profundo descreimiento en las entidades bancarias como lugares de depósito de excedentes y los ladrillos fueron una opción para volcar ese capital. Además, la ubicación geográfica y la fisonomía de Roldán ubicaron a la ciudad como epicentro del derrame del boom constructivo que se vivió en Rosario. Ello hizo proliferar los loteos que, desde el 2013 en adelante, revolucionaron el mercado con la aparición del plan Procrear.

“En 2003, cuando se empieza a liberar el corralito y la gente empieza a retirar la plata, notamos que se arranca a construir, porque tenía miedo de poner la plata en el banco de nuevo. Ahí vimos un incremento. Terminamos 2014 con un promedio de cuatro permisos por día, y creo que los grandes motores que ocasionaron eso fueron, primero, la gente que pudo acceder a un crédito o pagarse la casa por sus propios medios, y por otro lado el Procrear. En Roldán recayó el 10 por ciento de los planes otorgados en toda la provincia”, describió el intendente José María Pedretti en diálogo con El Roldanense.

A eso se sumó que hace algunos años en la ciudad empezó a regir un estricto Programa de Inspecciones de obras que se aplicó sistemáticamente e hizo que quedaran al descubierto aquellas edificaciones que estaban en infracción o que, directamente, se estaban levantando sin ningún tipo de permiso formal.

Además de mayores ingresos a las arcas municipales, el plan de blanqueo de edificaciones llevó trabajo extra a la repartición de Obras Públicas y Planeamiento. “Lo que se empezó a encontrar con mayor frecuencia fueron obras en marcha sin permisos, e infracciones como no respetar los retiros o no cumplir con el FOS o el FOT. Se empezaron a aplicar multas a los infractores y muchos se ajustaron”, contó por su lado el secretario de ese área, Eduardo Di Benedetto.

Como muestra acabada de que quienes estaban construyendo sin cumplir con algunas de las exigencias se acomodaron, están los números que aportaron a El Roldanense desde la mencionada cartera: en el 2012 se regularizaron 185 obras, en 2013 fueron 283 y en 2014 unas 340. En lo que va de 2015 ya pasaron por esa instancia 139.

“Tenemos multas por casi 7 millones de pesos por cobrar, todas por faltas encontradas”, apunta Pedretti. ¿Cómo se calcula lo que se debe contribuir como pena? La ordenanza estipula que quien es encontrado en infracción debe abonar una multa equivalente al 30% de la parte de la edificación que se excede de lo permitido. “Son muy pocos casos los que no se ponen en regla; para aquellos que no pagan se está analizando el mecanismo legal a seguir”, completó Di Bendetto.

Loteos, Procrear y boom

El gran salto de la construcción en la ciudad se pegó en el año 2013, justamente cuando el Gobierno Nacional ya había adjudicado y entregado importantes partidas de créditos Procrear. Si bien se venía creciendo, ese año se alcanzó la marca de 666 permisos de obras, es decir un 130% más que en 2012, cuando se entregaron 289. En 2014, con 988 autorizaciones otorgadas, hubo otro salto importante: 48% más respecto a los doce meses anteriores y 240% por encima de 2012, cuando todavía no operaban los préstamos apalancados por el Banco Hipotecario.

Con las 457 habilitaciones entregadas en el primer semestre de 2015, el crecimiento de esos guarismos promete repetirse también este año. Si se compara ese mismo período, en 2014 se habían dado 400 permisos, en 2013 unos 350 y en 2012 sólo 135. Un dato que no se debe soslayar es dónde se levantan esas obras: “De los 457 que se otorgaron en lo que va de 2015 sumadas a las 137 regularizaciones, un 90% es en zona de loteos”, informan desde Obras Públicas, “y el 90% de esos expedientes es por Procrear”, amplían.

“Arrancamos hace cuatro años con unas mil casas por año, estamos hablando de 5000 casas nuevas, y aún hay lotes para seguir creciendo, de modo que en una década se pueden hacer 7000 casas. Eso implica que en Roldán vamos a ser unas 30.000 personas más de los que éramos. Cuando uno tiene este tipo de desarrollo hay muchas cuestiones que se empiezan a dar por etapas. Hoy estamos en la plenitud de la construcción, pero a medida que van pasando meses y años, empiezan a aparecer las demandas. Porque esto dispara que sea mucha más la gente que viva permanente, y esa permanencia hace que se empiecen a anhelar negocios y comercios que no están o se reclame por servicios públicos”, analizó el intendente Pedretti.

“Hoy quizás estamos pasando lo que pasó Funes en los 90: el desarrollo evolutivo muy creciente de rosarinos que se descuelgan y empiezan a buscar venirse a Roldán por costos, por los accesos a la autopista, porque los chicos pueden andar en bici en la vereda. Entonces notamos que vamos a tener que aggiornar un montón de ordenanzas que a lo mejor no están a la altura de las circunstancias: zonificación de comercios, permitir cosas que quizás estructuralmente fueron rígidas de acuerdo al Plan Regulador. A todo eso hay que ordenarlo”, profundizó el titular del Ejecutivo.

“Hay ciudades que están destinadas a crecer por sí solas, como Roldán, y otras destinadas a crecer por lo que les sobra a las demás. Roldán tiene la capacidad específica de crecer por sí sola: tiene una ubicación estratégica, está atravesada por tres rutas nacionales, pero además tiene industria propia, tiene campo, agricultura. Y si a la ciudad le faltaba algo, que eran los servicios, hoy también los tiene. Roldán tiene vida propia a diferencia de otras localidades vecinas donde si se cae el campo, se paraliza la actividad”, finalizó el mandatario municipal.