27 de octubre de 2017

Desarrolladores de un barrio en la ciudad cortaron pagos y van a la Justicia Pidieron el concurso preventivo de acreedores. Acumulan deudas con bancos, el fisco y proveedores, entre los que se cuentan empresas locales.

El Grupo Yatay, dedicado a la forestación y los desarrollos inmobiliarios, se presentó a concurso preventivo en Tribunales tras incumplir con pagos a proveedores, créditos del sistema financiero y con el fisco. Se trata de la empresa que en Roldán desarrollaba el barrio Altos de Pellegrini, ubicado en el extremo oeste de esa arteria sobre barrio Brofft.

Según da cuenta el portal de negocios punto biz, el derrumbe se desencadenó en 2014, el concurso de acreedores fue abierto en 2015 y ahora está en marcha el proceso de verificación de deudas. Grupo Yatay comenzó desarrollando actividades de forestación en Goya, Corrientes, y luego amplió sus unidades de negocios, incorporando desarrollos inmobiliarios.

Los proyectos inmobiliarios se concentraron en el cinturón verde de Rosario, con la promesa de construir “un edificio de alta gama en Funes: el Yatay Unno. El otro gran compromiso del grupo era el barrio abierto Altos de Pellegrini, un loteo que se ofrecía para “la casa que soñás”.

Pero los dos ambiciosos proyectos chocaron con algunos signos de insolvencia que comenzó a mostrar la empresa. Sólo entre mayo y agosto de 2014 emitió 267 cheques que fueron rechazados, por una suma total de $3,7 millones.

La lista de proveedores de Yatay incluye a Aceros Coco, El Ladrillero, Accesaniga, Electricidad Serra, Echeverría Maderas, Aserradero Soldini, Gabe Maderas, Pinturerías del Centro y Ferretería Funense, entre otros.

De la misma época surgen incumplimientos bancarios con el Galicia por $600 mil y con Banco Coinag por $31 mil, que según el Banco Central revisten en Categoría 5, es decir que son irrecuperables.

Consultados por punto biz, directivos de la firma prefirieron no dar mayores precisiones sobre el tema. Ariel Corrallini, socio gerente de Yatay, sólo consignó que la situación que atraviesa la empresa tiene que ver con problemas impositivos.

Actualmente, el proceso está avanzando en la verificación de acreencias, y la Sindicatura presentará el informe general de créditos dentro del plazo que vence el 1º de febrero de 2018.