17 de Abril de 2015

Emoción en rojo y negro: Mateo y Damiani, oficialmente ilustres En una Casa de la Cultura colmada y vestida con los colores de Newell´s, la ciudad homenajeó a ambos futbolistas.

En el marco de una Casa de la Cultura que lució colmada y vestida con los colores de Newell´s Old Boys, Diego Mateo y Raúl Damiani fueron agasajados con un acto protocolar después de que el Concejo los declarara “ciudadanos distinguidos” a instancias de un proyecto presentado por la filial leprosa de Roldán.

Visiblemente emocionados, ambos deportistas nacidos en la ciudad dialogaron con El Roldanense acerca de las sensaciones generadas a partir del reconocimiento. En ese sentido, Pomelo expresó sentir “orgullo por poder ser homenajeado por parte de la gente del pueblo”. Y agregó: “Realmente no lo esperábamos y por momentos nos parece demasiado, pero estamos muy agradecidos y felices por este momento que nos hacen vivir”.

“Yo he vivido siempre acá; tengo a mis amigos de toda la vida y mi familia. Roldán para mí es todo: yo jugaba de chico acá, iba al colegio acá. Es la ciudad en la que voy a vivir toda mi vida”, dijo además quien se sigue desempeñando en gran nivel como mediocampista de Newell´s.

Por su lado, Raúl Damiani -o sencillamente Rauli, como se lo conoce por los pagos roldanenses- aseguró estar “muy agradecido a la gente de la filial, al Concejo y al intendente por este reconocimiento”. Y añadó: “Creo que quizás es demasiado, pero de todos modos estoy muy feliz, intentando de disfrutar con la familia y con los amigos”.

En relación al vínculo que lo une a la ciudad, el defensor que la temporada pasada se retiró como referente del club Instituto de Córdoba, señaló: “Roldán es mi lugar en el mundo: acá crecí, comparí y sentí. Uno anduvo por otros lugares pero siempre tuvo claro que iba a volver a la ciudad para estar con la gente querida”.

La ceremonia, que contó con la participación del Departamento de Cultura de Newell´s Old Boys, incluyó números artísticos llevados adelante por participantes de los talleres que se dictan en el club rosarino. Así, pasaron por el escenario bailarines de tango, un show musical, danza árabe y una pareja de bachata.

Durante el acto tomaron la palabra el intendente José María Pedretti, la presidenta del Concejo Jorgelina Alfonso y la Secretaria de Cultura de la Municipalidad, Susana Abo Hamed. Cada una de esas voces destacó los valores y la enseñaza viva que implican para los y las jóvenes roldanenses las trayectorias de Diego Mateo y Raúl Damiani.

Una emoción familiar

Como no podía ser de otra manera, desde las butacas no sólo llegaba el aliento de la multitud rojinegra que se hizo presente para mimar a sus ídolos, sino también el amor de la familia. El Roldanense habló con los padres de los homenajeados para recoger sus voces de emoción.

María del Carmen, madre de Diego Mateo, eligió recordar “el sacrificio de muchos años, sobre todo cuando era chico, cuando empezaba” y dijo sentir “un orgullo enorme”. En tanto, destacó que “el siempre vivió acá en el pueblo y nunca se quiso ir. Siempre tuvo muchos amigos y es muy familiero. Lleva una vida sencilla, pero con mucho amor”. Por último, contó lo que genera para una mamá que un hijo se entregue al fútbol como lo hace el suyo: “Yo voy a la cancha, y se me pone la piel de gallina cuando corean su nombre. Igual sufro en los partidos, porque él no mide las consecuencias: se juega la vida”.

Por su parte, Raúl y Mirta, padres de Damiani, sostuvieron que tener un hijo que sea declarado ilustre en su ciudad “es la satisfacción máxima, después de lo que uno pasó durante todo este tiempo: luchando y acompañando para que Rauli llegue a donde llegó. El ha hecho muchos esfuerzos para lograrlo que logró: se iba a acostar temprano, no iba a bailar”. Y, llenos de emoción, continuaron: “Es una persona excelente. Es incluso mejor hijo y mejor persona que jugador”.