5 de septiembre de 2016

Eureka: chicos de la Pedro Dürst sorprenden con su proyecto en una feria de ciencias Se trata de niños y niñas que asisten a tercer grado, quienes coordinados por su maestra avanzan en un concurso organizado por la Provincia.

Cuando hacia mediados de abril la docente Jesica Vittori sugirió a sus alumnos abordar la problemática de la pediculosis, no imaginó hasta dónde podía llegar esa propuesta: con el correr de las semanas, el tercer grado B / turno tarde de la escuela Pedro Durst hizo del tema un proyecto que terminaría sorprendiendo a propios y extraños en una feria de ciencias organizada por la Provincia.

En diálogo con El Roldanense, la maestra contó que el trabajo del curso comenzó tomando forma en torno a interrogantes respecto a las causas que pueden derivar en la aparición de piojos y liendres. La primera hipótesis que surgió fue la falta de higiene y desde entonces se inició un proceso de investigación que descartó esa teoría para ir dando lugar a otras. Mientras tanto, crecía el interés y desaparecían inhibiciones a la hora de hablar de un tópico que suele generar tabúes.

Las discusiones teóricas contaron con el valioso aporte de la Dra. Mariel Uribe, quien presta funciones en el dispensario de barrio Beaudrix. La médica compartió una charla y orientación respecto al cuidado de la salud, información clave para que los estudiantes avanzaran en la construcción de conocimiento.

El proceso también incluyó observación de piojos con microscopio –actividad que causó furor– y la elaboración de soluciones preventivas con elementos como ajo, romero, eucaliptus y aloe vera. “Los chicos terminaron concluyendo que la cocina de la casa es un gran laboratorio y que en ella se puede hacer ciencia”, apuntó Vittori llena de orgullo. La investigación se completó con la confección de instructivos y folletería con contenidos informativos y de prevención de contagio.

En simultáneo con el desarrollo del trabajo, llegó una invitación del Ministerio de Educación para la feria Eureka Santa Fe. Se trata de un concurso que cada año reúne participantes surgidos en escuelas de toda la provincia, con el objetivo de fomentar el interés por las ciencias en la comunidad educativa. Como no podía ser de otra manera, tercer grado de la Durst decidió adaptar su abordaje de la pediculosis a las bases de la convocatoria. Los resultados fueron más que gratificantes.

El 29 de agosto tuvo lugar en la localidad de Pérez una primera instancia zonal de competencia, a la cual asistieron cinco chicas junto a su maestra. Las representantes del curso fueron elegidas por el resto de sus compañeros, quienes encontraron en ellos cualidades para la exposición. Dicha etapa concluyó con una selección para que entre el 3 y el 6  de octubre el proyecto Ojo al piojo –así fue bautizado– se presente en una nueva fase con sede en la capital provincial.

La docente Jesica Vittori atraviesa momentos de gran satisfacción por la respuesta que vienen brindando sus alumnos en el marco de una propuesta que integra diversas áreas de estudio. Además, valora especialmente el espaldarazo de las familias. “Nos acompañaron desde el primer momento. Por ejemplo, una de las actividades fue la de armar en casa un piojo con materiales reciclables y todos lo hicieron con mucha dedicación”, apuntó en esa línea.