11 de septiembre de 2017

Una familia roldanense quedó atrapada en una isla caribeña por el huracán Irma Federico y María Julia estaban de vacaciones junto a sus hijos en Saint Martin, donde sufrieron los embates del temporal que impacta al mundo.

Foto: Clarín

Una familia de Roldán sufrió en carne propia la furia de Irma, el huracán que impacta al mundo por los estragos causados en la zona del Caribe: de vacaciones en la isla de Saint Martin, Federico Roth y los suyos debieron atrincherarse en su habitación de hotel durante varias horas en que el temporal desató su violencia.

Si bien al enterarse de la llegada de la tempestad intentaron coordinar su retorno a Argentina, ello no fue posible y los turistas locales –una pareja con sus hijos de dos y cinco años– no tuvieron más remedio que protegerse de la furia natural, nada menos que en uno de los países más castigados a su paso.

Néstor Roth, padre de Federico, le contó al canal de noticias TN la odisea de su hijo junto a su esposa María Julia y los chicos, protagonizada el último martes. Tal como constó en su relato, todos se refugiaron en el baño del dormitorio.

Afortunadamente los nenes estuvieron dormidos cuando el viento hizo temblar el edificio y el agua inundó la habitación a pesar de que todos los vidrios de las ventanas resistieron los embates de Irma.

Lo más intenso de la tempestad los castigó por tres interminables horas, en la oscuridad de la noche. Cuando llegó el día y salieron del baño, se encontraron con un escenario desolador: en la habitación había dos centímetros de agua y en el pasillo, en un tercer piso, encontraron un paragolpes de auto.

El enorme temporal dejó al menos ocho muertos y 21 heridos tras su paso por Saint Martin. Y allí mismo se espera el paso de otro importante huracán: el José. Por fortuna, Federico y su familia consiguieron pasajes para despegar hacia el país este domingo a las 14.