26 de enero de 2017

De picnic en plaza San Martín, huyó espantado por un alacrán que trepó hasta su remera El episodio lo vivió el domingo una familia roldanense que se disponía a cenar al aire libre en ese espacio público. Cómo actuar ante una picadura.

Una familia roldanense se llevó tamaña sorpresa durante la noche de este domingo. Luego de pasar un grato momento de picnic en la plaza San Martín, todos los presentes debieron huir raudamente ante la presencia de un alacrán que se había posado nada más ni nada menos que en la manga de la remera de uno de ellos.

“Nos dio mucho miedo, sobre todo porque yo estaba con mi nena de tres años. Lo vimos cuando se le subió a mi cuñado. El le dio un cachetazo y se lo sacó de encima sin matarlo”, comentó Eliana a El Roldanense con el objetivo de alertar a otros ciudadanos.

“Esa un alacrán de color naranja tirando a marrón”, precisó la chica aún alarmada por la situación aunque agradeciendo que el bicho no haya llegado a picar a ninguno de los integrantes de su familia.

Recomendaciones

No es una novedad la proliferación de estos insectos en esta época del año. Por ese motivo desde el Ministerio de Salud de la Provincia brindaron algunas recomendaciones al respecto:

# Evitar la posibilidad de contacto con un alacrán; para ello mantener el hogar y alrededores libre de escombros, ladrillos, tejas, leña o maderas.

# Tapar las grietas u orificios de los revoques de las paredes sobre todo si estas son de ladrillo hueco; selle las cámaras de las cloacas.

# Colocar malla metálica tanto en las rejillas de las casas; utilice insecticidas que sean inocuos para los humanos, animales y plantas.

# Si se encuentra uno en la casa, revisar la cama antes de acostarse; no dejar ropa en el suelo y si ello sucede sacudirla ante de utilizarla; revisar los zapatos sobre todo los de los niños antes de colocárselos.

Cómo reconocerlos

El Tityus Trivittatus es la especie que con más frecuencia se encuentra en la región y la más peligrosa. Presenta una cola con aguijón y púa, pinzas alargadas y el dorso con tres rayas longitudinales oscuras.

La longitud total en un ejemplar adulto de alacrán es entre 40 y 65 milímetros, generalmente de color amarillento o amarillo rojizo, con tres bandas oscuras longitudinales en su dorso. Los ejemplares más jóvenes son de coloración más claras. Tienen cuatro pares de patas, un par de pinzas y un par de quelíceros (apéndice prensor) entre aquellos.

Es un animal de hábitos nocturnos que permanece oculto durante el día, en el suelo o entre las cortezas de los árboles, es frecuente encontrarlos en lugares habitados por el hombre en sitios con maderas caídas, escombros, tejas y ladrillos, pero además aparecen dentro de las casas en grietas de paredes, pisos, zócalos, huecos de revestimiento de maderas, en desagües que conectan con cloacas, habitaciones y depósitos sin aireación, detrás de cuadros, bajo los muebles o entre la ropas y los zapatos.

Síntomas

El detalle de los síntomas que provoca el ataque, incluye dolor en el sitio de la picadura. En general es intenso (en los niños provoca llanto) y una variedad de signos y síntomas locales y generales que se expresan con diferentes grados de severidad, entre ellos: palidez, náuseas, vómitos, salivación excesiva, piel de gallina, palpitaciones.

Por lo general los ataques de alacranes suceden de noche. La población más afectada son los niños pequeños y la localización usual de las picaduras es en los miembros inferiores.