13 de enero de 2016

Golpes de calor: se multiplicaron los casos que se atienden en el Samco Desde el centro de salud local advierten sobre los síntomas y dan recomendaciones para evitarlos.

Las altas temperaturas se vienen haciendo sentir en este verano. Si bien las últimas lluvias alivianaron un poco la cosa, los picos de 39 y 40 grados ocasionaron que muchos vecinos deban ser atendidos con cuadros de golpes de calor en el Samco local. Deshidratación, insolación y quemaduras producto de la exposición al sol en horas no recomendadas, son otros de los casos que abundan por estos días.

“Los pacientes llegan con deterioro del sensorio, hipotensos, con las mucosas secas, en general se los hidrata con suero y enseguida mejoran, pero si los golpes de calor no son atendidos a tiempo puede generar peligro para la vida”, advierte el director del Samco, Juan Carlos Ciarroca, en diálogo con El Roldanense.

“El golpe de calor es el precio que pagamos los seres humanos por ser seres homeotermos, es decir, que para funcionar bien debemos tener una temperatura adecuada amen de la ambiente. Los más vulnerables son los niños y los ancianos. Los ancianos suelen ser polimedicados, por lo tanto es importante en el verano que consulten al médico porque hay que ajustar la medicación, reduciendo diuréticos o hipertensivos. En los lactantes, en general se debe reforzar la lactancia, que se les de mas seguido la teta, y no exponerlos al sol ni al calor”, agregó el profesional de la salud.

En cuanto a las recomendaciones para evitar llegar al extremo del golpe de calor, Ciarroca puntualizó: no exponerse al sol en horas pico (entre las 11 y las 17) y si hay que hacerlo por cuestiones de fuerza mayor, usar ropa clara y holgada. Además, estar en el lugar más fresco de la casa, hidratarse bien, ajustar medicación en ancianos previa consulta con médicos, beber líquidos de todo tipo y no comer comidas calientes o con muchas calorías sino buscar una alimentación en base a frutas o verduras.

De todas formas, hay que estar alertas a los primeros síntomas de la deshidratación, los cuales coinciden con cuadros de decaimiento, cefalea y fiebre.