15 de diciembre de 2017

Chicos de la Juan XXIII debieron retrasar su viaje porque el micro tenía una cubierta rota El pésimo estado del vehículo que los debía trasladar hasta Carlos Paz fue verificado por un inspector contratado por los padres.

Los chicos de séptimo grado de la escuela Juan XXIII empezaron con el pie izquierdo su viaje de estudios a Villa Carlos Paz: el micro de la empresa Chevallier que debía trasladarlos hasta la ciudad cordobesa llegó este viernes hasta la puerta de la escuela a horario, pero los padres se encontraron con la sorpresa de que tenía una cubierta rota y otras recapadas.

“Hicimos venir a los inspectores para que controlen los colectivos y notaron que uno tenía una cubierta rota emparchada y varias recapadas. El micro volvió a Rosario a cambiarla y los chicos terminaron saliendo a las 8.30. Habían sido citados a las 5.30 para salir a las 6”, contó a El Roldanense la madre de uno de los alumnos, indignada por la situación.

“No tuvimos ninguna explicación de la empresa. Los padres hacemos mucho sacrificio para que ellos viajen y no es justo eso. Supuestamente Chevallier es una empresa de calidad, no pudo enviar esos colectivos en ese estado”, agregó.

“Supuestamente iban a mandar colectivos nuevos pero a juzgar por la patente este es del año 2012”, amplió la mujer que quiso hacer público el reclamo para evitar que algo similar vuelva a suceder.