3 de agosto de 2017

La concesionaria de la autopista deberá indemnizar a un conductor Tuvo un accidente en 2011 cuando chocó contra un objeto que estaba sobe la traza. Ahora la Justicia falló a su favor.

La sala segunda de la Cámara de Apelación en lo Civil y Comercial de Rosario confirmó un fallo contra la concesionaria de la autopista Rosario – Córdoba (Cinco Vial SA) por “incumplir el deber de seguridad que le pesa sobre los usuarios que utilizan el corredor vial”.

La medida se dio en el marco de una causa entablada por un conductor que rompió su auto al impactar contra una tarima de madera que estaba sobre la calzada, según informó el diario La Capital.

Según la versión del demandante que consta en el fallo, H. Zalazar tomó la autopista el 15 de diciembre de 2011 con dirección a Córdoba. Eran alrededor de las 13. A la altura del kilómetro 6 advierte un objeto de madera sobre la calzada. Señaló que —en ese momento— otro vehículo lo sobrepasaba y le impidió evadir el obstáculo.

Adujo que, luego de impactar el objeto de madera con la rueda trasera izquierda, perdió el control del vehículo, precipitándose al carril contrario, donde rompió la rueda delantera izquierda al pasar por un pozo ubicado en la banquina. Finalmente, el rodado quedó detenido sobre la banquina del carril contrario.

En su relato, Zalazar aseguró que después de tres horas de espera se hizo presente personal de la empresa concesionaria, que constató lo ocurrido y se retiró del lugar a los pocos minutos manifestando que Zalazar debía contactar al servicio de auxilio de su compañía de seguros.

Evaluó como una “actitud imprudente” la del personal de la empresa, “que lo abandonó a su suerte en una situación de peligro”, según consta en el fallo. Y sostuvo que la vinculación entre el usuario y la concesionaria vial es una relación de consumo que, como tal, está amparada por las previsiones de la ley 24.240.

Por su parte, la concesionaria negó los hechos relatados por el conductor. Consideró que no tiene ninguna responsabilidad “porque la ruta no tuvo ninguna injerencia con el supuesto accidente”, como quedó asentado en el fallo de primera instancia dictado por el juez en lo Civil y Comercial de la 9ª Nominación, Marcelo Bergia, en agosto de 2016.

En esa etapa judicial, afirmó que la ruta es una cosa inerte que no tiene la calidad de cosa riesgosa y dio detalles de los servicios de auxilio que brinda en los casos de accidente sobre alguna de las vías concesionadas.

También destacó que el artículo 10.7 del contrato de concesión establece que la concesionaria no asume la obligación de ejercer las funciones de seguridad y policía de tránsito en el corredor vial, las que son ejercidas por la gendarmería. Por lo tanto, no está obligada a responder por las consecuencias que deriven del incumplimiento de ese deber de seguridad.

En el fallo de la sala segunda de la Cámara de Apelación en lo Civil y Comercial, integrada por Gerardo Muñoz, María de los Milagros Lotti y Alfredo Farías, concluye que “la concesionaria incumplió el deber de seguridad que le pesa sobre los usuarios que utilizan el corredor vial”.

También que “el incumplimiento de ese deber de seguridad traduce la responsabilidad de la accionada por las consecuencias dañosas que sufrió” el conductor. Y, “en ese marco, la demandada deberá indemnizar las consecuencias patrimoniales y no patrimoniales que sufrió el actor”.