10 de diciembre de 2015

La roldanense que a pura fuerza y coraje busca llegar a Río 2016 Melani Priotto tiene la mejor marca panamericana en lanzamiento de jabalina. El año que viene se juegan los Paralímicos en Brasil y ella entrena a full para clasificar.

Melani Priotto es una destacada deportista roldanense que trabaja diariamente con esfuerzo, entusiasmo y sin exposición pública. Lo hace por pura pasión, persiguiendo sólo un objetivo: obtener los mejores resultados en lo suyo, el lanzamiento de jabalina. La mira está puesta en los Juegos Paralímpicos que se disputarán el año que viene en Río de Janeiro 2016. Es que teniendo en cuenta sus marcas, tiene chances de ingresar.

“Me gustaría llegar lejos, llegar a un Mundial. Tengo toda la vida todavía para mejorar mi técnica y poder avanzar”, razona con sólo 20 años. Su mejor puesto fue en los Juegos Panamericanos de 2013 donde, casualmente, era la primera vez que competía. Hasta ese momento venía entrenando fuerte en disco y bala, pero la gloria la estaba esperando en otra disciplina, en la que obtuvo la medalla dorada.

Desde ese momento, la roldanense le apuntó todas las fichas a la jabalina, el deporte con el que sueña trepar a lo más alto. Si ese instante llega no será casualidad: Melani entrena todos los días doble turno en el Estadio Municipal de Rosario y, si a eso se le suma que además cursa Licenciatura en Actividad Física en el Instituto Universitario del Gran Rosario, se puede comprobar que su esfuerzo es mayúsculo.

“El torneo más importante en que participé fue el Panamericano en 2013, donde logré una marca que es la que me puede hacer clasificar a Río, pero eso ya depende de la Federación y no es tan fácil. En Toronto me correspondía participar por marca, pero terminó yendo otra chica”, recordó Melani en diálogo con El Roldanense.

Con una parálisis cerebral con la que convive desde su nacimiento, la joven atleta siempre le puso el pecho a la situación y, con la ayuda de su familia, le fue encontrando la vuelta para nunca quedarse y superarse a sí misma, un poco todos los días. Con la natación se acercó al deporte y eso le permitió vivenciar grandes avances en su condición física, hasta tal punto que enseguida se le dio por competir.

Sin embargo, y pese a haber participado en torneos internacionales de dicha disciplina, cuando la llamaron para ser parte de la selección nacional de atletismo supo que era ese el camino que tenía que seguir. Con la ayuda de su entrenador local Hernán Blum y el seleccionador de la Federación Argentina de Parálisis Cerebral (Fadepac), decidió apuntar allí todas sus fichas.

Más allá de lo que el destino tenga para ella preparado a nivel deportivo, Melani tiene también un proyecto personal relacionado a su carrera profesional: “Mi idea es formar un grupo deportivo de atletismo especialmente para discapacitados en Roldán o en Rosario, donde pueda juntar chicos y hacerlos competir”, planea.