1 de octubre de 2015

La Secretaría de Medio Ambiente le bajó el pulgar a la cava de zona norte Entre otros argumentos, desde la dependencia provincial apuntaron que no hay una distancia suficiente entre el basural y zonas de uso urbano.

Imagen ilustrativa: Arroyo al Día

La Secretaría de Medio Ambiente de Santa Fe le bajó el pulgar al funcionamiento de la cava utilizada por la Municipalidad en la zona norte del territorio local para disposición final de residuos verdes.

Entre los argumentos apuntados en la Resolución 193/2015 de dicha dependencia provincial, se destaca la ausencia de “planificación u ordenamiento territorial que garantice una distancia suficiente entre el proyecto propuesto y futuros asentamientos poblacionales”.

En tanto, el documento también señala que el contrato de alquiler del campo por parte de la Municipalidad es “por un término de seis meses, plazo que resulta menor a las previsiones de vida útil de cada cava” y que “no reúne las características necesarias para ser admitido como uso conforme de suelo”.

Por último, se establece que “que no resulta apropiada la modalidad de arrendamiento para los sitios de disposición final de residuos, teniendo en cuenta el carácter irreversible de este tipo de obras”. Por tal motivo, prosigue el texto, correspondería “la adquisición de un predio” por parte de la administración local.

En base a lo expuesto, el organismo de control resolvió “rechazar el Estudio de Impacto Ambiental” de la cava y determinó que “la Municipalidad de Roldán, bajo las condiciones actuales, no podrá” continuar con su uso.

El martes, en el Concejo

Manifestando preocupación por sus posibles implicancias ambientales, en mayo de este año el bloque del Frente Progresista (FPCyS) hizo ingresar al Concejo un proyecto de Decreto para suspender el funcionamiento de la cava. Dicha intención obtuvo aprobación en el recinto, pero luego fue vetada por el Ejecutivo.

De no mediar imprevistos, en la sesión del próximo martes el cuerpo legislativo deberá tratar ese veto interpuesto. En caso de hacerlo caer, para lo cual se necesitarán cuatro votos sobre seis, la disposición entraría en vigencia.

En diálogo con El Roldanense, el edil Daniel Escalante explicó que el decreto en cuestión ordena frenar el uso de la cava “a partir del 9 de noviembre o cuando se expidiese sobre el asunto la Secretaría de Impacto Ambiental”, lo cual ocurrió ahora.

En tanto, el edil opositor consideró que “lo adecuado para la disposición final de residuos verdes es que la Municipalidad compre un terreno cuya ubicación bien podría ser la zona noroeste” del territorio local.