20 de noviembre de 2015

La Nueva Bella lleva su baile a Buenos Aires y busca un lugar en México Los chicos de la academia local viajan a un torneo que los puede catapultar internacionalmente. Lo hacen a pulmón y necesitan tu ayuda. Cómo colaborar.

Academia Nueva Bella

Cristina Fernández ya es abuela, pero empezó con La Nueva Bella cuando sus hijos apenas tenían dos años. “Yo soy amateur pero llevo el baile en la sangre”, dice esta maestra con todas las letras que día a día se esfuerza para mantener en pie su proyecto de academia de danzas que también lleva el nombre de la reconocida comparsa y con la que por estos días están ensayando a pleno para cumplir un sueño: ir a competir a Buenos Aires.

Se trata de un concurso que organiza la Federación Argentina de Aeróbicos y en la que los chicos roldanenenses ya participaron en dos instancias anteriores, una que se hizo en Rosario y otra en Santa Fe, ambas obteniendo el primer puesto en Axe, que es un baile brasilero. Si en Buenos Aires (se realiza en el Polideportivo de Tigre) logran repetir esa buena performance, tendrían la posibilidad de competir en el torneo de campeones que se hace en diciembre en Mar del Plata, y de ahí llevar su arte a una competencia internacional que se hace el 16 de Mayo en México, donde van los mejores de cada país.

“Es una satisfacción enorme porque esto lo hacemos muy a pulmón, ensayando en la calle o en el patio de mi casa porque no contamos con un espacio, los días de lluvia por ejemplo tenemos que suspenderlo. Eso nos perjudica porque son competencias de un nivel muy alto, con jueces exigentes, y los chicos realmente se preparan mucho”, contó Cristina en diálogo con El Roldanense.

Para poder costear el viaje a Buenos Aires, más las inscripciones y la comida de los chicos, La Nueva Bella necesita juntar dinero. Para eso, tanto Cristina como los padres y los propios chicos se ponen la cuestión al hombro y están vendiendo empanadas casa por casa. Además, este fin de semana saldrán por los barrios con 1000 números para el sorteo de un lechón, asique si los ves pasar, está en tus manos poder ayudarlos.

“Por suerte la gente siempre colabora porque sabe todo lo que nos esforzamos y cómo trabajamos. Si tuviéramos un espacio físico hubiéramos podido hacer muchas cosas mas. Yo empecé porque mis hijos eran muy chicos y fue más que nada para que no estén en la calle, pero se fue agrandando y hoy somos un montón”, contó Cristina.

Los grupos que se van a la competencia son dos: uno de la categoría Infantil que son siete nenas de entre 8 y 12 años y otro Juvenil que son chicos de entre 12 y 25 años, en ambos casos, los grupos están compuestos por pibes de distintos barrios de la ciudad.

“En la academia no cobramos inscripción, es todo a fuerza propia, a pulmón de familia, de los chicos que aprenden a compartir, a valorar lo que anhelan. Todo un trabajo social que se viene haciendo desde hace muchos años”, valoró Cristina.