30 de marzo de 2015

“Macri me pidió que gane en la ciudad, no alcanza con hacer un papel decoroso” Lucas Vicario, candidato a concejal por el PRO, cree que el legislativo local debe dejar de ser "un River - Boca" y presenta sus propuestas.

Foto: Cristian Moriñigo

Técnico en computación de profesión pero con un paso por la facultad de Derecho que lo llevó a meterse en el corazón de la política universitaria, Lucas Vicario salta ahora a la arena política local como el candidato del PRO para ocupar una banca en el Concejo. Sin tener que pasar por internas en abril, apunta directamente a las generales de julio, en las cuales el cuerpo legislativo local renueva tres escaños. Y sus intenciones son serias pese a que con sus 40 años representa a la “nueva generación” de habitantes de la ciudad.

“Yo vine hace cuatro años, pero el que hace 50 que gobierna o el que hace 20 que es concejal, no logró solucionar los problemas de la gente. Si yo pensara que ser nuevo me jugaría en contra, me quedo en mi casa. Todavía creo en la política de la idea y no del nombre. No podemos seguir pensando que sólo puede ser candidato el que tiene nombre conocido”, destaca.

¿Cómo y por qué se acerca a la política de la ciudad?

Lo que me acerca es la pregunta de cómo puede ser que tenga una cámara de seguridad en la puerta de mi negocio que me hizo dos multas de tránsito, merecidas; pero que cuando me vaciaron dos veces el local nunca funcionaron.

Es decir, la cuestión de la seguridad es clave. ¿Tiene alguna propuesta en ese sentido?

Yo tengo una propuesta muy clara, no creo que esté todo mal hecho y que haya que cambiar todo, pero creo que hay un montón de recursos invertidos en seguridad en la ciudad y hay una inoperancia total para manejarlos, pero no un poquito, sino una total inoperancia.

¿Por qué cree eso?

Porque para que una cámara sea aceptada como prueba tiene que haber un acuerdo con Fiscalía. ¿Existe ese acuerdo? ¿Hay pacto de confidencialidad para que se puedan usar esas cámaras como prueba? ¿O resulta que esas cámaras un empleado municipal las puede usar para ver si el primo salió temprano o tarde pero yo no puedo usarlas para saber quién me robó en mi casa?. Eso es mal manejo de los recursos, que no quiere decir que no se haya apuntado bien al poner 50 cámaras de seguridad, pero con todos esos recursos no nos deberían robar más.

Por ejemplo, en cuatro años nunca me pararon en el cruce de las rutas para pedirme los papeles del auto. Yo me pregunto: ¿Los autos que vienen a robar, vienen con el seguro y la patente al día? Ahí es cuando veo que se están destinando mal los recursos, poniendo camionetas y gente a dar vueltas a la manzana.

¿Cuántos robos en motos hubo en los últimos años en Roldán? Muy pocos. Entonces, ¿de qué sirve seguir destinando recursos a hacer controles de motos? ¿Con una moto se puede vaciar una casa en un loteo? No. Entonces, está claro que se están destinando mal los recursos.

Yo no digo que las cosas van a mejorar de un día para el otro porque no quiero ser candidato a rey mago, pero lo que puedo decir es que puedo aportar desde mi lugar. Hoy no existe el mínimo control y no creo que sea por una cuestión ideológica sino de desidia.

Otra de las principales problemáticas por las que atraviesa la ciudad es la cuestión del transporte interurbano, ¿tiene alguna propuesta al respecto?

El problema es que el transporte es antieconómico en argentina, aun con los subsidios como están planteados hoy, que se subsidia el boleto y no el kilómetro, y eso es lo que hay que hacer.

¿Eso sería posible impulsarlo desde el Concejo?

Esa es una cuestión provincial pero que tiene que ir a discutir el intendente, y desde el Concejo se puede impulsar. Cuando uno presenta 200 ideas, a algún trasnochado se le ocurre tomar una, cuando no se presenta ninguna, seguimos como estamos.

¿Cómo llega a formar parte del PRO?

Yo era demócrata progresista en mi militancia universitaria. Por una cuestión ideológica siempre estuve cerca del PRO. Cuando surge la candidatura de Miguel del Sel yo lo acompañé desde mi militancia más llana, al igual que a Anita Martínez.

¿Cree que la llegada masiva de nuevos vecinos marca como distinta esta elección en Roldán? ¿Considera que le puede jugar en contra el hecho de que hace sólo cuatro años que vive en la ciudad?

El impuesto municipal mío lo pago yo y no el vecino, porque si no, como hace poco que vivo acá, que me lo cobren progresivamente hasta que me consideren ciudadano. Entones, si la ley me habilita a ser candidato, es un derecho, si no es correrme por izquierda. Yo tengo tanto derecho a participar como el que hace 50 años que vive aca. Ahora bien, yo vine hace cuatro años pero el que hace 50 años que gobierna o el que hace 20 años que es concejal, no logró solucionar los problemas de la gente.

Si yo pensara que ser nuevo me jugaría en contra, me quedo en mi casa. Todavía creo en la política de la idea y no del nombre. No podemos seguir pensando que sólo puede ser candidato el que tiene nombre conocido.

De todas maneras, ¿la intención del PRO es establecerse como espacio político en la ciudad, más allá de estas elecciones?

Exactamente. La última elección a gobernador, Miguel del Sel ganó en la ciudad.

Eso le pone a usted un antecedente interesante…

La última lista propia del PRO sacó muchos votos. Nosotros no venimos a improvisar en una elección sino a pelear un lugar. Se eligen tres concejales y estamos peleando uno. Creemos que estamos en condiciones de romper la polarización.

¿Cómo evalúa lo hecho por el Concejo en estos últimos años con mayoría opositora?

Macri no tiene mayoría en la legislatura porteña desde que gobierna. Pero yo creo que si se presenta una idea no hace falta tener mayoría. Ahora bien, si se quiere gobernar a los palazos, es necesario tener mayoría en el Concejo. No se necesita ni mayoría ni minoría, sino diversidad. Yo no entiendo por qué hay dos fuerzas políticas en el Concejo y no pueden ponerse de acuerdo en que si hay una cámara de seguridad, haya un tipo del otro lado mirándola.

¿Qué evaluación hace del crecimiento que tuvo la ciudad en estos último años?

Creo que la ciudad tenía el espacio para seguir creciendo pero no acompañó la infraestructura. Venimos corriendo atrás del crecimiento. Se sabe que hay más de 7000 lotes que se van a construir y a habitar, ahora bien ¿Están los recursos para que cuando en esos lotes haya gente viviendo, la Municipalidad pueda prestar los servicios necesarios? Cuando uno habla con gente que vive en Tierra de Sueños, ellos dicen que el gas le llega en dos minutos, pero es mentira. No están los recursos destinados para el gas en los loteos. Entonces, en una ciudad con el crecimiento bien planteado y con la fortuna que hicieron con los loteos, no puede ser que el ciudadano tenga que pagar ahora para que le hagan la obra de gas.

¿Cree que este crecimiento de la ciudad amerita que el Concejo aumente su número de miembros?

Esa es una discusión que a mí me encanta. Mientras más representantes tenga un Concejo es mejor, nunca va a ser peor. Creer que al gasto de un Concejo hay que bajarlo disminuyendo sus miembros es un error gravísimo. Si seis personas definen el futuro de la ciudad, es complicado. Por lo tanto yo creo que con el crecimiento que tiene la ciudad, se tiene que aumentar el número de miembros para que aumente la representatividad. De lo contrario, te encontrás con concejos con solo dos colores políticos y se vuelve un River – Boca.

¿Qué opina de la fórmula con la que se calcula la Tasa de Servicios Públicos? ese fue uno de los debates más importantes que dio el Concejo el año pasado y seguramente se retomará nuevamente.

Cuando se toca un tema tan sensible como es cuánto vas a cobrar para poder gestionar, indefectiblemente tiene que haber un acuerdo. Pero cuando en el Concejo hay un partido River – Boca es imposible llegar a un acuerdo. Yo creo que no está bien calculada la tasa, creo que los ítems están mal tomados. Y puedo dar un ejemplo: vivo en calle de tierra que tiene un sólo poste de luz en la cuadra y soy inquilino, pero pago más de 200 pesos de Tasa. No se puede calcular el impuesto municipal de acuerdo a lo que parece que tiene el vecino adentro de la casa. Para que el impuesto sea justo, hay que cobrar por el servicio que se brinda, porque la tasa no es un impuesto, es un servicio.

También tiene que ser una cuestión de acuerdo, porque cuando se toca un tema tan sensible en una Municipalidad que casi el 100 por ciento de los que recauda lo usa para gastos corrientes, si recauda un 2 por ciento menos no llega. Entonces se tiene que llegar a un consenso en el que haya una idea de cómo administrar mejor lo que está y recién ahí se va a poder tocar la Tasa. Decir que si yo mañana gano saco equis impuesto, es demagogia. Que los servicios se presten deficientemente no quiere decir que si no los cobramos se va a hacer mejor.

¿Al espacio que usted representa le interesa pelear la intendencia en 2017?

Si uno hace política sin vocación de poder, mejor quedarse en la casa o hacer un club social. Al PRO desde su nacimiento Mauricio lo piensa con vocación de poder. Yo hablé hace unos días con él y me pidió que gane en la ciudad, que no alcanza con hacer un papel decoroso.