17 de julio de 2015

“Se tomaron el trabajo de corregir los formularios con liquid” En el marco del quinto aniversario de la Ley de Matrimonio Igualitario, una pareja de vecinas roldanenses evoca el lindo recuerdo de su casamiento en la ciudad.

“Cuando nos casamos la Provincia todavía no había modificado los formularios que decían esposa y esposo, pero acá en Roldán se tomaron el trabajo de corregirlos a mano con liquid”. Quien habla es Loreley Flores, vecina local que en noviembre de 2012 contrajo matrimomonio con su hasta entonces novia Alejandra Butticé y quien hoy, en el marco del quinto aniversario de la Ley que habilitó ese derecho para parejas homosexuales, evoca con alegría cómo fue vivir ese acontecimiento en la ciudad.

El lugar elegido para la ceremonia fue la misma casa de las contrayentes, ubicada en barrio Bosque Azul, es decir a la altura de la Garita 8 de la Ruta 9. Hasta allí se desplazó el plantel del Juzgado que funciona en la intersección de calle Berni con las vías del ferrocarril.

“La gente del Registro Civil nos trató excelente”, recuerdan al unísono Alejandra y Loreley, las dos periodistas y locutoras, en diálogo con El Roldanense. Y sobre el hecho de que antes de la boda y por propia iniciativa los empleados hayan retocado a mano aquellos formularios, que en ese momento permanecían en actitud excluyente, coinciden: “¡Eso es más que un gesto!”.

En relación a ese mismo tema, ambas mujeres apuntan que los papeles se acomodaron a la nueva norma después del matrimonio de Esteban Paulón, presidente de la Federación Argentina de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales (FALGBT). “Cuando se casó, el año pasado, figuraba como esposa, y a partir de ahí habló con la Provincia para que se arreglara”, apuntan.

Quinto aniversario

El pasado miércoles se cumplieron cinco años de la sanción de la Ley de Matrimonio Igualitario, aprobada por el Congreso de la Nación el 15 de julio de 2010. Desde la puesta en marcha de dicha norma, tuvieron lugar unos diez mil casamientos de parejas homosexuales en todo el país. Sobre ese total, casi 900 fueron en territorio santefesino. Uno de ellos, claro, fue el de Loreley y Alejandra en Roldán.