8 de agosto de 2015

Mirá cómo quedaría Roldán si cayera una bomba como la de Hiroshima El 6 de agosto se cumplieron 70 años del primer ataque atómico que Estados Unidos soltara sobre Japón y un historiador diseñó una aplicación para tomar conciencia.

El pasado 6 de agosto se cumplieron 70 años de la bomba atómica que Estados Unidos dejó caer sobre la ciudad japonesa de Hiroshima, uno de los episodios más trágicos y brutales en la historia de la humanidad, que en cuestión de segundos se llevó la vida de miles de personas inocentes y cuyas mortíferas consecuencias por la radiación se extendieron con el correr de los días, los meses, los años y las generaciones.

Pensado como un mecanismo para la toma de conciencia, el historiador nuclar Alex Wellerstein desarrolló Nukemap, una aplicación online que permite observar el impacto que tendría hoy en las distintas ciudades del planeta semejante acto de barbarie.

¿Cómo quedaría Roldán si cayera sobre su territorio, dígase sobre la plaza San Martín, una bomba de 15 kilotones, es decir como la de Hiroshima? La foto que acompaña la nota habla por sí misma: la localidad quedaría poco menos que eliminada del mapa.

El círculo naranja abarca la zona que sería afectada por radiación térmica, capaz de provocar quemaduras de tercer grado y amputaciones. O sea que todo el casco urbano, desde barrios como La Posta y Beaudrix hasta Villa Flores, se vería alcanzado por esa fuerza. La misma suerte correrían urbanizaciones ubicadas inmediatamente al este de la A012, como El Quijote, Cotos de la Alameda y parte de Las Acequias.

Las concecuencias se van tornando más severas hacia adentro de esa circunferencia. El círculo gris da cuenta de los sectores en que podrían colapsar edificaciones, mientras que en el verde habría un índice de mortalidad de entre el 50 y el 90 por ciento. En el círculo rojo fallecerían instantáneamente todas las personas allí ubicadas y la principal zona de impacto, en el centro de la ciudad propiamente dicho, sería devorada por las llamas.

Si bien aclara que calcular el número de bajas es difícil dado que dicho indicador depende de diversos factores, la aplicación estima que unas 3400 personas perderían la vida y otras 1790 resultarían con heridas en caso que una bomba atómica cayera sobre Roldán. Como para reflexionar acerca de las locuras que puede llegar a cometer el ser humano.