10 de julio de 2015

“Nos apuntaron con la metralleta como amenazando a tirar” El testimonio de uno de los agentes de la GUR que persiguieron a los ladrones del Banco Macro. Detalles en primera persona sobre el trasbordo de los delincuentes.

Foto: Cristian Moriñigo

Hugo Villalba es uno de los dos miembros de la Guardia Urbana -el otro fue su compañero Juan Pablo Pineda- que el miércoles por lo mañana emprendieron persecución de los delincuentes que asaltaron el Banco Macro de Roldán. Entre otros detalles sobre la experencia vivida, contó cómo los ladrones les apuntaron con un arma mientras realizaban un trasbordo de automóvil en una esquina del casco céntrico.

“Veníamos circulando por Bv. San Martín en inmediaciones de la plaza, cuando de repente vimos bastante movimiento en la puerta del banco. En eso apareció una chica levantando los brazos, haciéndonos señas. Cuando nos acercamos, ella nos dijo lo que había pasado y la gente que estaba en el lugar nos señaló al Gol rojo que estaba escapando”. De ese modo comenzó su relato el agente al ser consultado por El Roldanense.

Así, el móvil Nº 2 de la Guardia Urbana fue el primer coche que, tras dar aviso a la Policía, intentó alcanzar a la banda. “Intentábamos esquivar los miguelitos que iba tirando el de la moto que iba atrás del auto. Así que tuvimos que agarrar contramano por el boulevard. Doblamos por Urquiza y cuando estábamos llegando a San Luis me di cuenta de que la rueda derecha trasera estaba en llanta. Ya a la altura del súper chino me había dado cuenta de que habíamos pisado uno de los clavos”, prosiguió Villalba.

Esa esquina del casco céntrico fue justamente el punto que eligieron los ladrones para realizar un trasbordo de auto como maniobra de despiste, pasando del coche rojo a un Volkswagen Bora color gris. “En ese momento, uno de los tipos que bajó del vehículo nos apuntó con la metralleta como amenazando a tirar”, repasó todavía conmovido el agente de 52 años que presta funciones en la dependencia de seguridad municipal. Además, sostuvo que también el hombre de la moto los amedrentó con un arma.

Inmediatamente los delincuentes suiguieron con su huída, aunque uno de ellos -el que conducía el ciclomotor- fue apresado minutos más tarde. En tanto, Villalba y Pineda tuvieron la posibilidad de inspeccionar el Gol que quedó abandonado en el lugar. Allí encontraron una cartera cuya documentación pertenecía a una mujer oriunda de la ciudad que fue utilizada como rehén a la salida del banco.

“Muchas veces no somos reconocidos”

“En ese momento sentimos que la gente esperaba algo de nosotros, por eso salimos a perseguir los delincuentes aunque no sea nuestra función, porque nosotros estamos para prevención”, señaló Hugo Villalba -con quince años de servicio en la GUR- al ser consultado por las razones que le llevaron a actuar de tal modo. Y agregó: “No somos policías, pero tenemos conocimiento en seguridad gracias a muchos cursos y a toda la capacitación que venimos sumando desde hace mucho tiempo”.

Por último, el agente manifestó: “Ojalá sirva para que la gente se dé cuenta de lo que significa nuestro trabajo. Muchos creen que nada más hacemos controles de motos y nada más, pero no se da una idea de las cosas que nos toca hacer cada día. Muchas veces los miembros de la Guardia Urbana no somos reconocidos”.