21 de julio de 2016

Se formó una nueva agrupación que rescata mascotas y les busca un hogar Se llama S.O.S Narices Frías y cuenta entre sus filas con presencia roldanense. Hace un mes se constituyó formalmente y ya logró dos adopciones.

Foto: Cristian Moriñigo

En noviembre de 2015 un auto atropelló a una perra callejera en la ruta a la altura del restaurante Don Pepe. La noticia corrió rápido en Whatsapp y no tardó en aparecer gente dispuesta a trabajar para ver cómo se podía ayudar. “Morita fue nuestro lazo de unión. Si bien ya estábamos en contacto a través de otros grupos, ahí arrancamos con S.O.S Narices Frías”, cuentan casi al mismo tiempo Roxana, Claudia, Frnanda, Sandra y Gabriela, cinco de las integrantes de esta nueva agrupación que tiene por objetivo ayudar animales en riesgo.

Unir voluntades. De esto se trata la acción que emprenden día a día y por la que, aseguran, relegan responsabilidades laborales, tiempos familiares y otras ocupaciones. Es que los perros callejeros requieren de una atención constante: no se trata sólo de rescatarlos cuando sufren algún accidente o cuando los ven perdidos por ahí, sino que luego el trabajo se intensifica buscando atención veterinaria, medicamentos, alimentos, hogares de tránsito, madrinas o padrinos, hasta lograr dar con el adoptante, un final feliz que no todas las mascotas encuentran, y menos si se trata de animales adultos o con alguna discapacidad.

“Las redes sociales ayudan mucho en la tarea. Cuando aparece un perro lo primero que hacemos es buscar a su dueño. Publicamos la foto por todos lados y, si tiene dueño, generalmente aparece”, cuentan desde Narices Frías. Pero cuando nadie lo busca, es cuando empieza el trabajo de las agrupaciones. “Empezamos a buscar hogares que lo puedan tener en tránsito hasta encontrarle hogar. En ese lapso nosotros nos hacemos cargo del alimento y la medicación si es que la necesita”, resaltan. Hasta el momento, con apenas un mes de funcionamiento oficial, ya lograron ubicar dos mascotas con familias definitivas.

Todo significa costos y dinero que muchas veces del propio bolsillo de las integrantes de la protectora. Pero para evitar que eso suceda, una de las razones de unirse y organizarse está en orquestar eventos para juntar fondos que les permitan seguir con la actividad solidaria. Rifas, té bingo, campañas de adopción, todo vale. Lo recaudado va a un fondo común que luego se utiliza para gastos varios como veterinaria, curaciones, etcétera.

“Es importante hacer mucho hincapié en las castraciones. Sería fundamental hacerlas una vez por semana porque el principal problema está causado por la superpoblación de animales. Otra de las cosas sobre las que hay que machacar es la adopción responsable y en no comprar animales, sino adoptarlos. Nunca deben ser una mercancía”, insisten desde la agrupación.

S.O.S Narices Frías cuenta con más de 20 personas que trabajan de manera coordinada aunque con funciones bien repartidas en un sistema que funciona aceitado: publicaciones en redes sociales, búsqueda de madrinas y casas de tránsito, o incluso organización de algún evento.

En estos momentos están preparando un remate para la semana del 6 al 12 de agosto. Al mismo se puede acceder a través del grupo de Facebook de Narices Frías y con un pequeño aporte cualquiera puede sumarse para colaborar y, de paso, llevarse algún premio.

Pero además, para septiembre la protectora pretende organizar un Caninaton, una actividad donde los vecinos puedan acercarse a disfrutar con sus mascotas.