22 de julio de 2015

Un proyecto para que viajar de Roldán a Rosario sea más rápido Lo lanzó la intendencia de la vecina localidad. Prevé el cambio de mano de dos arterias clave.

El Municipio de Rosario proyecta una reforma integral en la movilidad para los accesos oeste y noroeste de la vecina localidad, lo cual haría más fluida la circulación para los habitantes de Funes y Roldán que habitualmente tienen que trasladarse desde y hasta esa ciudad.

En rigor, hay varias medidas en carpeta pero lo que se piensa es una transformación a escala, como se hizo con el acceso por avenida Pellegrini. En ese sentido, la intendenta Mónica Fein analiza reimpulsar como propuesta al Concejo el plan para eliminar la doble vía en las avenidas Mendoza y Eva Perón (ex Córdoba).

Esta iniciativa contempla que Perón sólo tenga circulación particular de oeste a este y Mendoza a la inversa, eliminando la doble vía que hoy existe entre Wilde y Liniers. Colectivos y taxis podrán seguir circulando en ambos sentidos, a través de un carril propio.

La propuesta, elaborada por los equipos técnicos de la Municipalidad, está en estudio desde principios del año pasado. La Subsecretaría de Movilidad y Seguridad Vial está ultimando los detalles del proyecto que supone varios cambios en la circulación de los corredores.

Los responsables de monitorear la movilidad en Rosario le hicieron saber a la intendenta que en poco tiempo la ciudad deberá encarar al menos dos grandes obras de infraestructura vial en la zona para descomprimir los congestionamientos que hoy se producen en horarios picos.

“En estos años creció mucho Fisherton, aumentó mucho la gente que se fue a vivir a Funes y Roldán y la gente de estas ciudades que viene a Rosario a trabajar. Hay que darle una respuesta a esa demanda con transformaciones como las que se hicieron con otros accesos”, graficaron desde la vecina ciudad.

Por su parte, el edil rosarino Jorge Boasso aclaró que “la iniciativa fue aprobada en el 2009 cuando ya advertíamos sobre los problemas de circulación entre el centro y microcentro con la zona noroeste de la ciudad”. Y aclaró: “Nuestra intención era anticiparnos al caos que es hoy la circulación de la zona. Como así también la integración con las ciudades aledañas Funes y Roldán”.