24 de junio de 2016

Pudo ser trágico: pitbull saltó el portón y atacó a un recolector de residuos La víctima sufrió mordeduras y debió recibir atención médica en el Samco. Empleados del sector afirman que los embates caninos constituyen un riesgo cotidiano.

Imagen ilustrativa no representativa

Un empleado del servicio de recolección de residuos de Roldán atravesó el sábado pasado un momento de extrema tensión y peligro al ser atacado por una perra pitbull mientras desarrollaba su trabajo en la zona de Prados del Sol, barrio ubicado en el extremo este del territorio municipal.

El episodio tuvo lugar frente a una vivienda ubicada en la intersección de las calles Talacasto y Santo Tomás Moro, cerca de las 10.30 de la mañana. Cuando la víctima se acercó hasta el pilar de luz para recoger una bolsa de basura, el animal protagonizó un asombroso salto de casi dos metros para burlar el portón.

“Fue impresionante: hizo dos intentos en falso, pero al tercero pasó y vino directamente a atacarme. Mi reacción fue darme vuelta protegiendo la cara y el cuello con el brazo, entonces la perra terminó mordiéndome debajo de la axila. Se prendió y no había forma de que me suelte”, contó el recolector agredido en diálogo con El Roldanense.

Tal como relató la víctima, tras algunos minutos de forcejeo finalmente la pitbull cayó al suelo. Cuando ya se preparaba para volver a embestir, el llamado de su dueño la hizo ingresar a la casa. Tan sumisa respuesta frente a la orden recibida hablaría de un alto grado de entrenamiento.

“Quiero agradecer a mis compañeros que me brindaron su ayuda y a nuestro encargado, que al enterarse de lo ocurrido se puso en contacto con el hospital para que sepan lo que había pasado y que yo estaba en camino. Cuando llegué, me atendieron de manera inmediata”, señaló por último el trabajador de la recolección, quien realizó la correspondiente denuncia en la Comisaría Sexta.

Sólo por fortuna, el ataque no terminó en una desgracia y las heridas sufridas por el recolector no fueron de gravedad, por lo que en el Samco se procedió con curaciones sin necesidad de efectuar puntos. Otro caso hubiese sido si la mordedura se producía en la zona del brazo o, todavía peor, en el cuello y el rostro.

Empleados de la recolección de residuos de la ciudad aseguran que los embates caninos constituyen un riesgo cotidiano en el ejercicio de su profesión, especialmente en la llamada zona de loteos. En ese sentido, piden que los propietarios de animales tomen todas las medidas de precaución necesarias para evitar hechos como el acontecido el sábado.

La tenencia de perros consideros potencialmente peligrosos en Roldán -entre ellos los de raza pitbull- está regulada por la Ordenanza 731/12 de Sanidad Animal. En dicha normativa se establecen condiciones precautorias como la obligatoriedad de inscribir ese tipo de mascotas en un registro municipal, así como la portación de correa y bozal en la vía pública.