16 de diciembre de 2014

Recomendaciones para prevenir accidentes por el uso de pirotecnia El Ministerio de Salud provincial, a través de la Subsecretaría de Emergencias y Traslados, brindó importantes consejos.

El Ministerio de Salud provincial, a través de la Subsecretaría de Emergencias y Traslados, brindó una serie de recomendaciones para evitar complicaciones sanitarias por el uso de pirotecnia durante las fiestas de fin de año.

El titular del organismo, Jorge Stettler, precisó que los explosivos “pueden producir problemas auditivos, lesiones oculares, quemaduras graves y lesiones en diversas partes del cuerpo que, en ocasiones, acompañan el curso de toda la vida de la persona con cicatrices deformantes y desfigurantes e incapacidades parciales y permanentes por amputación de falanges, dedos y pérdida de globo ocular, entre otros daños posibles”.

En ese marco, y teniendo en cuenta las distintas advertencias sanitarias, se recomienda la adopción de recaudos que contemplen, entre otras medidas, no almacenar ni hacer detonar los elementos de uso pirotécnico cerca de materiales inflamables, fósforos, encendedores, fuentes de calor, calefones y parrillas.

Asimismo, “los artículos utilizados deben estar autorizados por el Registro Nacional de Armas (Renar). Si el producto carece de la correspondiente licencia su fabricación es clandestina y, por lo tanto, su utilización está totalmente prohibida por el alto riesgo que posee de provocar grandes explosiones”, indicaron desde el organismo provincial.

También se consignó que “no se debe permitir que los niños manipulen pirotecnia. La utilización de estrellitas y bengalas queda bajo la supervisión permanente de un mayor, ya que por más inocuas que parezcan pueden provocar daños oculares e, incluso, quemaduras de consideración por ignición de la propia vestimenta”.

“De igual manera, deben proteger los oídos de los niños. Cuando el artículo encendido no detona, no debe ser tocado bajo ninguna razón, solamente se le debe echar abundante agua”, explicó el funcionario provincial.

A su vez, recomendó “utilizar los artículos que producen luces a los que producen ruido; no encender los petardos en las manos para después arrojarlos, como tampoco encenderlos en latas, botellas, u otro recipiente”.

“Tampoco deben guardarse los elementos de pirotecnia en los bolsillos. Debe encenderse un elemento por vez y alejarse a distancia prudente para evitar complicaciones, así como no utilizar pirotecnia dentro de los ambientes cerrados del hogar”, agregó Settler.

Finalmente, se advirtió que “la única prevención posible para hacer desaparecer las quemaduras por fuegos artificiales es evitar la utilización de los mismos”.

Cómo actuar ante accidentes

Asimismo, el organismo provincial recomendó la adopción de las siguientes medidas, en el caso de producirse accidentes por el uso de pirotecnia:

. Cuando los ojos resulten comprometidos por la explosión de pirotecnia, quemadura o elemento que impacte sobre los mismos – corchos, vidrios o piedra–, no se deben tocar. Dirigirse inmediatamente al efector de salud más cercano a su domicilio.

. En caso de que el chispazo encienda fuego en las ropas de una persona se lo debe sofocar con una frazada o hacerlo rodar por el piso. Advertir a la víctima que no corra; no utilizar cremas, pasta dental o medicinas caseras o pomadas sobre las quemaduras, a fin de evitar infecciones.

. Ante eventuales quemaduras se debe sumergir urgentemente la zona lesionada en agua fría y lavarla con jabón y cubrir la zona lesionada con trapos o toallas limpias trasladando al afectado al hospital o Samco más cercano.