5 de marzo de 2016

Para comerte mejor: Roldán y su movida gastronómica A la hora de probar lo mejor de la cocina argentina no hace falta moverse de la ciudad. Un listado de propuestas que tu paladar no puede perderse.

Si de “salir a comer” se trata, los roldanenses tienen a mano un menú de opciones irresistibles. Algunas de ellas son clásicos ya instalados desde hace décadas, mientras que otras son más recientes y presentan propuestas que se salen de lo tradicional. Pero todas tienen un denominador común: el propósito de acercarle al comensal productos de primera calidad y una buena atención.

A la hora de retratar la movida gastronómica de la ciudad hay que mencionar también que es uno de los grandes puntos a favor que tiene Roldán para atraer habitantes de otras localidades. De hecho, los titulares de los principales establecimientos coinciden en que su público está conformado en un 50 por ciento de “locales” y otro tanto de “visitantes”.

Carnes asadas, pastas, platos elaborados o picadas, combinados con ofertas alternativas que incluyen shows en vivo, karaoke o baile forman parte de las propuestas. A continuación, El Roldanense te presenta diversas opciones, contadas en primera persona por sus dueños. Y, de yapa, algo de historia.

La Oveja Negra del rebaño

“La idea desde un principio fue que hubiese un lugar para comer como si estuvieses en tu casa, fusionar comida gourmet con la familiar y que sea abundante, ya que algo que nos caracteriza a los argentinos es el buen comer”, cuenta Alejandro Zecchin, titular de Oveja Negra, el restobar que desde la esquina de Salta y Rivadavia se propuso hacer algo diferente en la ciudad.

Con muchos años de experiencia en el rubro, antes de arrancar con Oveja Zecchin venía de manejar otros lugares en la ciudad. Se topó con una vivienda que era fundacional de Roldán y decidió que allí montaría el restobar, conservando mucho de la estructura original, algo que hoy puede notarse a simple vista y que forma parte también del cálido ambiente que se genera.

“Roldán era una muy buena plaza gastronómica por sus parrillas y porque la gente viene a comer acá, pero nos pareció que a la ciudad le faltaba un lugar que ofreciera comida de todos los días”, define además el emprendedor gastronómico.

Así, en verano el plato estrella son las picadas “no sólo por la abundancia sino también por la presentación”, dice Alejandro. Pero durante todo el año, lo que más sale son las carnes en sus variedades al champigñon o a la crema, así como el sándwich gourmet de lomo Oveja Negra. Claro que a la hora de los platos, cuando llegan los meses de frío los guisos caseros son irresistibles. Desayunos con cafetería especial, y el alquiler del espacio para eventos, son otras de las propuestas que ofrece el menú.

“Queremos hacer hincapié en el hecho de que le damos el valor a la espera, lo cambiamos por la calidad de mercadería que sale para el consumo. No somos un lugar para comer rápido”, resaltó el titular del comercio que tiene capacidad para 75 personas en invierno y el doble en verano, ya que cuenta con un pintoresco jardín al aire libre.

Al Salmón se sumó a la corriente y apuntó a Roldán

Ocupando un estratégico lugar en la intersección de la Ruta 9 y la A012 que siempre estuvo vinculada a emprendimientos gastronómicos, Al Salmón se instaló hace un año y medio para traer a la ciudad una propuesta que combina la parrilla y los platos elaborados con el entretenimiento, todo en un ambiente familiar.

“Tenemos otros dos negocios en Rosario pero más vinculados a bar o pizzería. Por el emplazamiento de éste decidimos que el rubro debía ser otro”, cuenta a El Roldanense Débora Di Mauricio, titular del comercio.

En un espacio para 300 comensales contando un deck con vista a un gran jardín, los viernes de karaoke con pizza libre (o también con opción de platos elaborados) y los sábados transformados en cantina bailable al estilo cena show, son los atractivos con los que Al Salmón apunta a diferenciarse del resto.

“Vienen muchas parejas jóvenes con chicos, porque tenemos kinder y plaza, de modo que los adultos pueden disfrutar y pasar un buen momento mientras sus hijos están también divertidos. Viene mucha gente de Rosario y ciudades y pueblos de alrededor a Roldán”, agrega la emprendedora.

Don Pepe, más de 20 años alimentando la ciudad

Don Pepe es el clásico de Roldán. Tal es así, que en el sitio internacional de turismo Trip Advisors, los visitantes se animan a dejar sus comentarios sobre el más emblemático restaurante local.

“Es una parrilla típica de la ciudad donde se come muy buena carne asada y con platos abundantes, la atención es muy buena y el ambiente”, dice un usuario del renombrado sitio, describiendo a la perfección al establecimiento ubicado sobre Ruta 9 casi llegando a Urquiza.

“Su especialidad es la parrilla, carne, achuras y pollos. También buena pasta. Ambiente muy familiar, con clientela muy afianzada, muy popular en la zona de casas de fin de semana. Precios razonables”, apunta otro visitante.

El titular de Don Pepe, Alejandro Torres, define la clave del éxito en pocas palabras: “Estamos hace más de veinte años, siempre en el mismo lugar y siempre manejado por la misma familia. Lo que nos distingue es la parrilla, el asado, el entrecot, las pastas caseras y los ñoquis rellenos”.

El emblemático restaurant abre de lunes a lunes mediodía y noche, donde atiende a un fiel público local pero también a la “gente de afuera” que se acerca exclusivamente a probar sus platos.

El delicioso misterio de la mayonesa de Ramón

El cronista de El Roldanense que cada martes por la noche cubre las sesiones del Concejo suele llegar media hora o cuarenta minutos antes del comienzo de sesión. ¿De aplicado, nomás? Tendrá que admitir que no, que la verdad pasa por otro lado: aprovecha para acercarse al boliche de la esquina y pedir una hamburguesa –o dos– y degustar esa mayonesa que sólo puede saborearse en Roldán.

El boliche de la esquina es La Lomitería de Ramón Delay, ubicado en la intersección de López e Independencia. Y la mayonesa es su sello distintivo, el componente que logra, entre otros hitos gastronómicos, los más gloriosos lomitos que puedan encontrarse en la región y por qué no –según afirman entusiastas comensales– en el mundo.

“Quería descubrir un sabor que sea distinto. Empecé a buscarlo en el 1978 y lo conseguí más o menos para 1980”, cuenta el mismísimo Ramón, dueño de la deliciosa receta. “En el medio –rememora– habré tirado frascos y frascos de mayonesa que no salía como yo quería: siempre sentía que le faltaba un toque de algo”.

El ingrediente que terminó de darle forma al condimento llegó con la sugerencia de “una amiga de Rosario, medio turca”. Así quedó definida la fórmula, de esencia picantona tan difícil de explicar y tan sencilla de gozar.

Asegura Ramón que no es poca la gente que llega a Roldán desde distintos puntos de la zona especialmente para comer en su boliche. “Amigos que desde hace 20 años nos visitan por la mayonesa”, indica. No resulta extraño.

Ahora bien, la comunidad local podría estar frente a un grave problema: la receta sólo es conocida por su dueño. “No se la conté nunca a nadie y no creo que vaya hacerlo. La ambición de poder y dinero que hay en estos tiempos hace que sea difícil mantener secretos”, lamenta. Así, algún día podría dejar de existir el milagro que se produce cuando la mayonesa de Ramón se combina con un bife o una hamburguesa. Mientras tanto, que se disfrute.

Dos que se animaron a los nuevos barrios de la ciudad

Con restaurantes en la costa atlántica y una gran experiencia en la cocina europea, el titular de Los Naranjos decidió apostar por el centro comercial Big Shop de Tierra de Sueños 2 para traer su propuesta a la ciudad.

Emplazado en ese lugar físico Los Naranjos ofrece una excelente calidad en platos elaborados con mariscos, pastas, y también pizzas y empanadas. Al mediodía brinda menú ejecutivo y por las noches trabaja también con pedidos para llevar, algo que para las nuevas familias que habitan el barrio, así como Tierra de Sueños 3, resulta un alivio.

Una veta que el restó encontró es el de las fiestas temáticas. Así, para recibir la primavera, San Valentín o simplemente para disfrutar un sábado a la noche, organiza eventos con karaoke, DJ, y pizza libre para las cuales hay que reservar entrada previamente.

Otro que también se la jugó por un barrio en formación como lo es Tierra de Sueños 2 fue Lo de Pedro, el restaurante que está en el ingreso al club de la urbanización. Se trata de una apuesta de dos socios rosarinos que ya tenían experiencia en el rubro pero nunca al frente de un establecimiento como el que armaron, con lo cual la jugada fue importante.

Atienden de jueves a domingo por la noche con una carta en la que el fuerte está en la parrilla y los platos elaborados “por Pedro”. También apuestan al crecimiento habitacional que está teniendo la zona y ofrece platos para llevar. Además, el lugar está disponible para eventos particulares e incluso, si la cantidad de gente lo requiere, se cierra y queda como espacio exclusivo.

Chopps que llegaron desde San Jerónimo

La Chopperia Doña Isabel abrió hace tres años en San Jerónimo y se convirtió en paso obligado no sólo para los habitantes del pueblo sino para clientes que llegaban desde Roldán y Funes. Incentivados por esa performance, sus dueños decidieron que era momento de crecer y eligieron hacerlo en la ciudad: en septiembre pasado inauguraron en un flamante espacio en la galería Patio Alberdi.

“Nuestra especialidad son las pizzas a la parrilla pero también tenemos comidas al plato, pastas, sandwichería y picadas. Además cada quince días tenemos shows en vivo, algo que veníamos haciendo en San Jerónimo y que queremos trasladar acá”, contó Claudio Kesser, el titular del comercio, en diálogo con El Roldanense poco antes de la apertura.

El local cuenta con capacidad para 70 cubiertos en el salón principal, que tiene más de 200 metros cuadrados. A ello hay que sumarle también otras 20 mesas que se ubican sobre la vereda aprovechando el espacio dispuesto en la galería Patio Alberdi con ese fin.

Comidas tradicionales en El Racó

El Racó de la Calma sobresale en Roldán por la calidad de su comida casera y platos tradicionales elaborados artesanalmente. Pero también por el amplio patio en el cual se pueden degustar riquísimos chopps y cerveza artesanal.

Ubicado sobre la Ruta 9 apenas unas cuadras después del cruce con la A012, cortó cintas en julio de 2011. Abierto de martes a domingo de mediodía y noche, ofrece en jornadas especiales exquisiteces como chucrut casero para acompañar el mes de la cerveza en octubre, locro y empanadas en las fechas patrias, bagna cauda para compartir con amigos el 21 de julio y tallarines negros con provenzal de mariscos en Semana Santa.