31 de marzo de 2016

Tenía arresto domiciliario y lo agarraron en un boliche de Roldán El delincuente, de 22 años, le arrebató el celular a una chica y eso motivó su detención. Ahora quedó preso por ambos hechos.

Un joven de 22 años fue detenido en la madrugada del pasado sábado en la ciudad por haberle hurtado el teléfono a una joven dentro del boliche Water ubicado sobre Bv. San Martín, a una cuadra de la seccional de Policía local. El caso podría ser considerado uno más de los tantos robos que ocurren si no fuera porque el protagonista estaba con arresto domiciliario por portación de armas de guerra y no debía salir de su casa.

“El muchacho le sustrajo el celular a la chica del bolsillo del pantalón, pero ella se dio cuenta y lo empezó a seguir en dirección hacia la puerta del boliche. Ahí le dijo a la gente de seguridad, lo retuvieron y llamaron a la Comisaría. Llegaron los efectivos, demoraron al chico y trajeron a la chica a que declare”, contaron desde la Sexta a El Roldanense.

Cuando los policías le consultaron el domicilio al ladrón, empezaron a dudar: primero dio una dirección de Granadero Baigorria y después dijo que vivía en Rosario. Los agentes realizaron las averiguaciones del caso y dieron con que se trataba de una persona que estaba cumpliendo un arresto domiciliario.

De esta forma, se consultó a Fiscalía y el fiscal de turno decidió que el muchacho quedara detenido por ambos hechos: el hurto y la violación de la detención domiciliaria. En horas de la mañana de hoy permanecía preso en la Sexta.