18 de mayo de 2016

Recuperado, Juan Manuel Herrera retorna al seleccionado de quad rugby En noviembre pasado sufrió un accidente que puso en duda la continuidad de su carrera deportiva, pero el atleta roldanense vuelve con todo para representar al país en una competencia internacional de quad rugby.

Los últimos seis meses fueron “durísimos” para Juan Manuel Herrera. Después del grave accidente vial que lo tuvo como víctima en noviembre pasado, trance que puso en riesgo su vida, sintió miedo de ya no volver a disfrutar su pasión: el quad rugby o rugby en silla de ruedas. Pero todo eso empieza a quedar atrás: en cuestión de horas no sólo retomará la actividad oficial, sino que además lo hará en el seleccionado nacional.

El atleta roldanense reanudó los entrenamientos con el combinado argentino la semana pasada, cuando fue convocado al Centro Nacional de Alto Rendimiento Deportivo (Cenard) en Buenos Aires, y rápidamente fue confirmado para representar al país en una cita internacional que se desarrollará este fin de semana en Santiago de Chile.

“Puedo dar más, pero estoy mejor de lo que esperaba”, señaló el Torito Herrera en diálogo con El Roldanense a punto de partir rumbo a la ciudad trasandina, donde disputará varios partidos entre el jueves y el sábado. “Estoy muy feliz de volver, debo cuidarme más pero estoy muy feliz”, agregó emocionado.

El deportista local asegura que los casi seis meses de recuperación tras el accidente fueron “durísimos” y que sintió miedo de ya no poder retomar la práctica de quad rugby. Pero, en sintonía con su historia de sobreponerse a la adversidad, no sólo consiguió alcanzar las condiciones para el retorno, sino que además iniciará esta nueva etapa jugando como titular.

Jugador de elite

Juan Manuel Herrera es una de las figuras históricas de la selección argentina de quad rugby y uno de los mejores jugadores de del mundo. Sin ir más lejos, en los Juegos Parapanamericanos Toronto 2015 deslumbró a propios y extraños con su intenso juego. Por eso su retorno no sólo es una gran noticia para él, sino para una disciplina en franco desarrollo que recupera a un estandarte con nivel de elite.