7 de Abril de 2015

Triunfo, gol y ovaciones en el regreso de Diego Mateo Recuperado de una larga lesión, el futbolista roldanense volvió a jugar en Rosario y fue figura en la victoria de un Newell´s que lo extrañaba.

Foto: La Capital

Es cierto que había jugado la semana pasada, pero podría decirse que su gran regreso a las canchas -después de seis largos meses de lesión- fue anoche. Porque jugó en Rosario, frente a un público que lo extrañaba y que le dedicó varias ovaciones. Porque Newell´s ganó 2 a 0 ante Unión con él como principal figura. Y porque incluso se dio el gusto de marcar el segundo gol de su equipo. Así fue la inolvidable jornada que vivió ayer el roldanense Diego Mateo, quien a fuerza de sacrificio y categoría empieza a dejar atrás ese mal sueño que comenzó como una infección en el dedo del pie y que supo transformarse en una verdadera pesadilla.

Ya cuando su nombre fue anunciado por la voz del estadio al comunicar la formación leprosa, la hinchada no tardó en demostrar el profundo cariño que siente por el deportista local. Lo mismo ocurrió cuando saltó al campo de juego, cuando sacudió las redes visitantes con un cabezazo y ante cada quite, que por cierto fueron muchos.

Así, Pomelo completa una semana que será difícil de olvidar: su esperado retorno a la actividad se suma al hecho de haber sido declarado ciudadano distinguido hace pocos días atrás.