19 de enero de 2017

Una cadena de favores que empezó en Funes y llegó hasta Roldán Una familia de la ciudad recibió ayuda de una vecina funense, conocida por activar redes solidarias. A cambio, devolvió la gentileza realizando una donación.

Una joven de Roldán contactó a Florencia Troncelletti, una mujer de Funes conocida en esa ciudad por generar colectas para acompañar a familias que lo necesiten. La joven madre y trabajadora se encarga de repartir junto a su familia donaciones de ropa, juguetes y golosinas por los barrios más necesitados. Además, Florencia activó desde hace unos meses una “cadena de favores” que esta semana cruzó la frontera de la localidad vecina, y llegó hasta este lado de calle San Sebastián.

Juliana contactó a Florencia para sumarse a la cadena, pidiendo un favor y ofreciendo otro a cambio. Preguntó si alguien podría donar un ventilador para sus hijos: “Si por esas casualidades me podrías ayudar yo te los cambio, tengo una bolsa de portland, klaukol y un poco de arena para ayudar a esa señora con la edificación”.

La edificación es la que desde hace una semana Florencia impulsó en Funes, una habitación para una familia numerosa que convive en una casa muy chiquita. La joven roldanense colaboró con la familia de Funes donando material para la construcción y en menos de una hora otra persona donó los ventiladores para la familia de Roldán. Es un círculo que se amplía a pasos agigantados, y que ya traspasó los límites de una ciudad, beneficiando a gente de otra.

La intención de activar esta cadena de favores es que cada uno de los que participe pueda ofrecer algo a cambio, que no necesariamente tiene que ser algo material. Todos los conocimientos son bienvenidos a la hora de “canjear” un favor solidario. Flor recibe donaciones todo el tiempo, algunas cosas necesitan ser reparadas y muchos ofrecen sus saberes en distintos oficios a modo de aporte.

Entusiasmada por la idea de que la solidaridad se desparrame, Florencia espera que mucha más gente de la ciudad se sume a la cadena de favores funense. “Que ayude Roldán también en esta red solidaria”, es activar una cadena y hacerla cada vez más amplia. Favor con favor se devuelve.