10 de noviembre de 2015

Zapatos rojos contra la violencia de género en el Paul Harris Estudiantes de primer año llevaron adelante un creativo método de concientización basado en la obra de una artista mexicana. Se hizo en el marco de un proyecto impulsado desde el Complejo Alberdi de Rosario, entidad autorizada por la autora para replicar la intervención.

Foto: Cristian Moriñigo

Pintar zapatos de color rojo para concientizar sobre la acuciante problemática de la violencia de género. Tal fue la propuesta que esta tarde llevaron a cabo chicos y chicas de primer año del Paul Harris en las veredas del establecimiento. Basada en el trabajo que una artista mexicana desarrolló desde el dolor de haber perdido a una hermana, la jornada fue el cierre que se le dio a un trimestre de clases abordando la temática y estuvo enmarcada en el proyecto CEAmos Zapatos Rojos Rosario del Complejo Alberdi, entidad autorizada por la autora para replicar la obra.

La actividad tuvo comienzo a partir de las 14.30 y contó con una primera instancia de exposición por parte de los estudiantes, quienes compartieron consideraciones acerca de los últimos meses de trabajo que redundaron en la pintada de hoy.

La idea de pintar zapatos de color rojo –explicaron los chicos– nace en la obra de Elina Chauvet, artista plástica mexicana cuya hermana fue asesinada por el marido en 1993. Frente a semejante acontecimiento, su dolor dio origen a una campaña de concientización a través de su pincel, la cual alcanzó repercusión internacional.

Lo que esta tarde llevó adelante el 1º “D” con orientación en Derechos Humanos del Paul Harris fue proceder con una intervención de esas características en Roldán, con el propósito de instalar en la comunidad la necesidad sobre actuar sobre la problemática en cuestión.

Cada par de zapatos pintado de rojo simboliza a una víctima, en cuanto el calzado suele ser la primera prenda que se encuentra tras un femicidio. El color rojo, por su parte, viene a representar la sangre, pero al mismo tiempo su reverso: la importancia de luchar por un mundo sin violencia.

La docente Adriana Orellano, vicedirectora del establecimiento educativo y a cargo de la cátedra Educación Ética y Ciudadana que propició la iniciativa, contó en diálogo con El Roldanense que los objetivos perseguidos con la propuesta fueron los de “pensar y concientizar” en relación a un flagelo que alcanza a multitud del mujeres en todo el planeta.

La profesora también consideró que “la violencia de género es un tema muy actual, todos los días se escucha un nuevo caso que termina con la muerte de la víctima”. Y a continuación, apuntó: “La idea surgió para abrir, dentro de la escuela como ámbito de reflexión, un espacio para generar propuestas que mejoren estas situaciones a las que nos estamos acostumbrando”.

En esa línea, Orellano destacó la importancia de haber podido hacer foco sobre tan sensible panorama en una comunidad educativa con 400 asistentes. Y también valoró la posibilidad de generar intercambio con los transeúntes que hoy pasaron por la vereda mientras se extendió la actividad.

Por último, la vicedirectora del Paul Harris puntualizó que el proyecto se articuló con un trabajo que vienen llevando a cabo estudiantes de segundo año del Seminario de Ciencias Sociales del Complejo Alberdi de Rosario a cargo de la profesora Silvia Felchlin, quienes ya habían realizado dos pintadas en la vecina localidad, las cuales ahora se completaron con la intervención en Roldán.

Zapatos rojos y Memoria

Los zapatos rojos que hoy pintaron los chicos del Paul Harris formarán parte de una importante movilización organizada por CEAmos Zapatos Rojos Rosario, con fecha para el 25 de noviembre en la vecina ciudad. Se trata de una marcha simbólica que saldrá desde el Museo de la Memoria para llegar a la plaza San Martín. En la ocasión, cada par de calzado llevará el nombre de mujeres víctimas de la última dictadura militar.

La profesora Orellano adelantó además que existe la intención de generar una muestra en Roldán, con el objetivo de aprovechar el trabajo desarrollado para seguir abriendo puertas de concientización.