La Región

Insólito robo en la autopista: como en el Lejando Oeste, los asaltaron a caballo y a los tiros

Ocurrió entrada la noche del martes en una zona que se reitera y bajo modalidad conocida: con piedras sobre la calzada.

Los ocupantes de al menos dos vehículos que viajaban de Funes a Rosario por la autopista fueron abordados por ladrones utilizando una modalidad conocida: colocando grandes piedras sobre la calzada. Los asaltantes eran al menos seis, dos de ellos montados en un caballo, y efectuaron disparos de arma de fuego cuando las víctimas salieron corriendo ante la inminencia del robo. El incidente se registró cerca de las 23.30 del martes.

“Agarramos la autopista y cuando íbamos a la altura del Arroyo Ludueña sentimos un ruido muy fuerte. Al lado iba un camión cargado con piedras y pensamos que se le había caído una”, contó al diario La Capital Damián, uno de los damnificados, y siguió: “Tuvimos un reventón de cubierta y la llanta enseguida tocó el piso. Habremos avanzado cien metros con el envión pero enseguida nos detuvimos”.

“Cuando bajamos retrocedimos para sacar la piedra que era enorme del medio de la ruta porque había bastante tráfico. Ahí vimos a dos muchachos con gorrita que se vinieron hacia nosotros desde el zanjón y entendimos lo que estaba pasando”, explicó el hombre conteniendo la respiración.

“Fue todo muy rápido y muy loco”, siguió Damián. “Al darnos cuenta lo que iba a pasar salimos corriendo. Ellos nos vieron muy bien porque era una zona sin luces y usábamos los celulares para alumbrarnos. Cuando corrimos enseguida escuchamos dos disparos. Obviamente corrieron atrás nuestro gritando <<quédense quietos porque los quemamos>>. Al menos nos hicieron seis tiros”, sostuvo.

Los ocupantes del auto salieron en estampida en distintas direcciones. Damián contó que mientras corría apretó el 911. “Están robando en la autopista por Funes a la altura del arroyo”, llegó a gritar. “Escuché que la operadora me hablaba pero no podía responderle. Estoy seguro que ella tiene que haber escuchado los disparos que nos hicieron porque eran de arma tipo 9 milímetros que suenan fuerte”, dijo.

Mientras corría por su vida, la víctima advirtió que dos de los asaltantes iban a caballo del otro lado del guardarrail. Relató: “Cuando terminó el guardarrail tiré el teléfono, para tener una referencia, que después encontré. Me pasaron los del caballo, crucé la autopista y me tiré al zanjón del medio. No me moví más. Estaba todo embarrado. Desde el auto habremos recorrido 600 metros a todo lo que daban las piernas. Yo estaba ahogado. Es algo que tiene que haber visto mucha gente porque nos tocaban bocina por el peligro ya que íbamos por la autopista”.

Damián asegura que también robaron a otro vehículo. “Nosotros corrimos dejando todas las pertenencias en el auto. Los ladrones que venían a pie iban interceptando a otros autos parados. Nosotros salimos de donde estábamos cuando vimos que llegaron dos chatas del Comando. Les contamos lo que había pasado y recién a la tarde hicimos la denuncia”, indicó.