11 de noviembre de 2016

A bajar el volumen: la GUR cayó en tres fiestas particulares por música alta Labró actas por ruidos molestos y por autos mal estacionados. Advierten que con la llegada del verano se intensificarán los controles.

Con la llegada de las altas temperaturas, el clima invita a disfrutar de un encuentro entre amigos rodeado de verde. Aquellos que estén pensando hacerlo en Roldán deberán prestar especial atención al volumen de la música: alertada por vecinos indignados por los ruidos, el pasado fin de semana la Guardia Urbana (GUR) labró actas en tres domicilios distintos.

Dos de ellas fueron en el barrio Cotos de la Alameda, donde en uno de los casos se sumó otra contravención: autos mal estacionados. La tercer multa fue en la zona de Los Indios, sólo por “música alta”.

Desde la GUR anticipan que con la llegada del verano irán intensificando este tipo de controles al tiempo que advierten a los vecinos a que denuncien este tipo de festejos ya que es la única forma que tienen los efectivos de poder hacer algo al respecto.

Vale aclarar que las actas labradas en ninguno de los casos fue por fiestas clandestinas, lo cual desde 2013 está expresamente prohibido por ordenanza. La violación de dicha normativa implica sanciones económicas al equivalentes al valor equivalente al precio de entre cien y cinco mil litros de nafta super.

En tanto, la contravención de no respetar los decibeles está contemplada por el Código Municipal de Faltas, que en su punto 602.31 establece una penalización equivalente al valor de entre diez y 200 litros de nafta super.