2 de diciembre de 2014

Cuestionan que las nuevas urbanizaciones no hayan dejado vivienda social Desde la Provincia lanzaron críticas a las intendencias de localidades como Roldán. Señalaron que si se hubiese exigido un 10 por ciento de las tierras de cada loteo, no habría déficit habitacional.

El secretario de Hábitat provincial, Gustavo Leone, lanzó críticas dirigidas hacia los municipios que, como el caso de Roldán, autorizaron desarrollos urbanísticos sin exigir compensación de suelo para destinarlo a viviendas sociales dotadas de infraestructura. “De ese modo, hubieran resuelto su déficit habitacional”, consideró.

Según estimó el funcionario en diálogo con el diario Rosario/12, si las administraciones hubieran autorizado loteos bajo la contraprestación de lotes para programas de vivienda, sería menos compleja la problemática de familias sin techo propio en la región. E hizo especial hincapié en la experiencia de la ciudad.

“Cada municipio, a través de sus normas urbanísticas, sus habilitaciones, su planificación, es el que regula la llave de hacia dónde crece una ciudad. Sin embargo, no se dan cuenta de que esas herramientas permitirían resolver el problema habitacional. Roldán por ejemplo, habilitó en los últimos 15 años 10.000 lotes. Si le hubiese sacado sólo el 10 por ciento de la superficie neta urbanizable y le hubiese quedado al municipio, no hubiese cambiado nada del valor del suelo porque seguirían teniendo la misma cantidad de lotes disponibles ociosos, y el Estado hubiese podido resolver la situación de todos sus vecinos en lista de espera”, señaló Leone.

A continuación, el secretario de Hábitat prosiguió con el caso de Funes, donde se habilitó recientemente un emprendimiento inmobiliario de unos 900 terrenos: “Ahí están vendiéndolos en cuotas, y cuántos lotes quedarán vacantes por cuánto tiempo, en la lógica de la especulación. A esos inversores no les pesaría en un financiamiento de diez años cargar el sobrecosto de una compensación que el municpio podría haber exigido, y Funes hubiera tenido otra herramienta para resolver el problema social de la vivienda”, indicó.

En la misma línea, el funcionario habló de lo que lee como “un ejemplo patético”, en cuanto a que los emprendedores “dicen que traen obras, que generan empleo, pero de fondo lo que hay es generación de suelo ocioso, en especulación a diez años. Inmovilizan el suelo mientras le van llegando los servicios y su inversión se multiplica”. Y continuó: “El Municipio no percibe que podría haber resuelto el problema vivienda de su gente. En cambio, a esas inversiones le habilitan el lote, la urbanización, todo el negocio al privado, total luego van a la Provincia, a la Nación y le reclaman que les bajen recursos para hacer viviendas. Así funcionan: con la necesidad de vivienda en el área social, y las habiltiaciones de urbanizaciones y permisos en altura en el área de planeamiento. No hay conexión, cuando en realidad una cosa es parte de la otra”, concluyó.