29 de diciembre de 2015

El pronóstico para Año Nuevo en la ciudad: calor agobiante y posibles lluvias Las altas temperaturas no dan tregua y generan incertidumbre de cara a los festejos. Precipitaciones por la tardenoche darían un respiro y harían viable cenar al aire al libre.

La semana viene complicada en materia de calores y el último día del año no será la excepción: distintos pronósticos auguran que el 31 de diciembre se mantendrán las altas temperaturas que desde ayer lunes agobian en una amplia región que incluye a Roldán. La buena noticia pasa por la posibilidad de precipitaciones que brinden un alivio en horas de la tardenoche.

De acuerdo a las previsiones de distintos servicios climáticos, durante la última jornada del 2015 se alcanzará una máxima de entre 31 y 33 grados, a la cual siempre hay que sumarle algunos puntos de sensación térmica. La mínima, en tanto, se ubicaría en el orden de los 22 grados. La presión atmosférica, por su lado, sería del 69 por ciento, es decir que estaría en niveles similares al de hoy martes.

En tanto, para la tardenoche se prevé la posibilidad de lluvias que podrían bajar sensiblemente la temperatura de cara a las últimas horas del día e incluso de la madrugada. Ello no sólo brindaría un respiro sino que abriría la oportunidad de que los festejos de Año Nuevo puedan desarrollarse en jardines, patios y veredas sin que ello implique un calvario o un riesgo para la salud.