26 de marzo de 2015

“Soy representante de una generación que viene a sumar a la vida política de Roldán” Mauricio Malano, precandidato a concejal por el FPCyS, busca abrirse un espacio en la ciudad. Llega con back de gestión en Rosario.

Foto: Cristian Moriñigo

Mauricio Malano es el actual presidente del Directorio del Autódromo de Rosario. Vive en Roldán hace cuatro años y es representante no sólo del nuevo habitante de la ciudad, sino de la nueva generación en la política, “sin apellidos tradicionales pero con ganas de sumar”, según describe.

Militante desde los 18 años cuando iniciaba sus estudios de abogacía, hoy con 40 siente que llegó el momento de trasladar a Roldán la experiencia en gestión y en formación política que sumó luego de muchos años de trabajar en Rosario.

Ese back es el que animó a Malano a disputarle un espacio a Daniel Escalante dentro del FPCyS. ” Roldán va a cambiar porque hay una nueva generación de gente que vino a vivir a la ciudad y yo soy un representante de esa generación”, afirma.

A la hora de pensar en un trabajo desde el Concejo, ¿cuáles serían políticas concretas que pudieran llevarse adelante?

Yo creo que si hay una palabra que define el proceso político que se viene en Roldán, es un proceso de mucha planificación del crecimiento. Hay muchas cosas que no tienen que ver con recursos sino con gestión. Los recursos para el Estado son imprescindibles, no hay política de Estado que se planifique sin recursos, eso es una realidad. Pero no todo son los recursos, se necesita gestión y planificación. Yo vengo de un lugar como Rosario, con experiencias de gestión de las buenas y de las malas, de las cuales hemos aprendido, y ponemos a disposición de la ciudadanía de Roldán esa experiencia acumulada en estos años, de formación política por un lado, de formación en la gestión por el otro.

¿Cuáles son los temas fundamentales a tratar desde el Concejo?

Hay tres centrales: uno son los servicios elementales, es decir, la capacidad que tenga el Estado de brindar los servicios esenciales en el nuevo crecimiento de Roldan, en el casco y en las nuevas urbanizaciones, con mantenimiento de calles, desmalezamiento, recolección de residuos, etcétera. No hace falta ser un crack, uno recorre la zona y ve que mucho de esto falta. Nosotros venimos a la política de Roldán no para ponernos en un rol de opositor intransigente que lo único que hace es pegarle al gobierno local sino que tenemos otra concepción de la política, venimos para sumar, para que roldan mejore.

Estamos muy acostumbrados y suele suceder en las localidades más pequeñas la política se mezcla mucho con la cuestión personal, y yo creo que no pasa por ahí, hay que dejar de lado las disputas personales. Roldán va a cambiar porque hay una nueva generación de gente que vino a vivir a la ciudad y yo soy un representante de esa generación de gente que se va a sumar a la vida cívica de Roldán y no tiene que ver con los nombres históricos ni con los grandes apellidos, sino que viene desde un lugar a sumar.

Otro tema es el transporte, yo vivo en una zona donde a cuatro cuadras pasa el colectivo urbano de Rosario, y me parece que con un poco de gestión, tanto con la Secretaría provincial como con el Ente de Transporte de Rosario, se pueden buscar alternativas. Para mí no hay secretos en la política, y uno no viene a la política de la ciudad a vender espejitos de colores, ninguna cosa se resuelve en dos días ni en un mes ni con una linda declaración en los medios. Se resuelve gestionando, estudiando, formándose, no hay magia.

¿Existe algún tipo de relación entre los dos espacios dentro del Frente Progresista Cívico y Social?

Sí. Es más: hemos tenido conversaciones antes de definir la situación electoral con el espacio que encabeza Daniel Escalante. Pero como en todo, en política a veces te podés poner de acuerdo y a veces no, si bien representamos el mismo espacio. Algunos se creen con mas derecho por tener historia o nombre instalado en la ciudad, y nosotros venimos con otra impronta, con ganas de hacer cosas nuevas. Uno viene también con una carga importante de haber sido parte de una gestión en Rosario, aprendiendo de algunas cosas buenas que se hicieron en la ciudad y de lo que se hizo mal.

¿Su interés, al margen del resultado de las internas, es permanecer en la vida política de la ciudad?

Esa es la decisión que nos activó.

¿Cree que le puede jugar en contra no ser un apellido conocido en la ciudad?

Sí. Creo que lo nuevo, por un lado, atrae, pero hay muchos otros que prefieren lo tradicional, lo conocido.

¿Qué política de lo hecho en Rosario cree que se puede implementar en Roldán?

Creo que la participación ciudadana, el acercamiento de la gestión al vecino, como por ejemplo la descentralización. Esto le ha servido mucho a la ciudad y puede ser útil también en Roldán, sobre todo teniendo en cuenta la gran extensión que tiene la ciudad. Cualquier cuestión que tenga que ver con un trámite municipal se debería poder hacer cerca de tu casa. Si bien hoy la ciudad no ha crecido mucho en población, en el futuro va a ser una ciudad extendida en el territorio y hay que tener una capacidad de respuesta cercana al vecino en cada una de esas realidades.

¿Cree que el Concejo, hoy con mayoría opositora, ocupó más el rol de impedir que de favorecer o trabajar en conjunto?

No lo sé, pero insisto en que el rol del Concejo en general lo tenemos que poner en discusión. Hoy hay participación ciudadana en clubes, en ONGs, etcétera, y en el Concejo eso no está canalizando, y yo creo que tiene que estarlo. Es necesario que la gente se acerque y se interiorice sobre la actividad del Concejo, pero es cierto que si no se abre a esa participación es difícil que alguien se acerque, y eso es parte de una política activa de parte del Concejo.