La Ciudad

Dejó el acoplado estacionado en la explaya de la GUR y le robaron dos gomas completas

El atraco se produjo el martes durante el partido de Argentina. El dueño no logra reunir la plata para reponer lo que le hurtaron y no puede salir a trabajar.

Después de haber recibido varias multas por dejar su acoplado en las calles del casco urbano, José Travassi decidió estacionarlo en la explaya de la GUR sobre Ruta 9. Sin embargo, el martes en pleno partido de Argentina contra Nigeria amigos de lo ajeno aprovecharon que no había nadie en la calle, se metieron en el lugar y le robaron dos gomas completas, llantas incluidas.

El trabajo no debió resultar fácil a los ladrones ya que se trata de un rodado de gran porte, con lo cual los elementos robados son de mucho tamaño y peso. Pero, sin moros en la costa, tuvieron todo el tiempo del mundo para cometer el ilícito. Desde entonces la víctima no tuvo noticias de sus pertenencias y, por lo costoso que resulta reponer lo que le robaron, todavía no pudo volver a trabajar.

“No tengo sospechas de nadie ni tampoco todavía nadie me avisó nada. Pero estoy buscando qué hacer para que alguien se haga cargo ya que como no dejan meter el acoplado en el pueblo porque está prohibido, después de muchas multas decidí dejarlo en la playa que la Municipalidad armó para ese fin”, contó el hombre en diálogo con El Roldanense y sumó que hizo la correspondiente denuncia en la Comisaría Sexta.

“Estos días estuve moviéndome para solucionarlo y armar de nuevo todo para poder seguir trabajando. La verdad, es la primera vez que me pasa y es doloroso. Trajo amargura a mi casa todo esto”, sumó Travassi y agregó: “El acoplado sigue en la GUR porque todavía no pude conseguir plata para comprar lo que me robaron y no tengo otro lugar donde llevarlo”.

Según sus cálculos, cada goma cuesta unos 12.500 pesos, en tanto las llantas tienen un valor individual de 2900. A eso debe sumarse tuercas y trabas de las gomas por 700 pesos, lo cual totaliza 31.500. “Voy a tratar de comprar algo usado para poder salir a trabajar”, se resignó el damnificado.