29 de abril de 2018

Se registraron al menos tres nuevos intentos de secuestro virtual en la ciudad Ocurrieron en simultáneo durante la madrugada de este sábado y ya son cuatro casos en menos de una semana. Cómo fueron los llamados y qué datos manejaban los delincuentes.

Tres intentos de secuestro virtual de muy similares características entre sí ocurrieron en la madrugada de este sábado en la ciudad. El miércoles pasado también se había denunciado un hecho de este tipo, de modo que suman cuatro casos en menos de una semana.

Todos los episodios fueron de madrugada y con pocos minutos de diferencia. En general los delincuentes se manejaron con la misma modalidad: con datos precisos de un integrante de la familia, advirtiendo que tenían en domicilio vigilado y pidiendo que no llamen a la Policía. En ninguno de los tres casos se pudo concretar el robo.

El Roldanense tuvo acceso a las denuncias que recayeron en la Comisaría Sextta. Estos son los casos:

# Jorge G. de 50 años denunció que cerca de las 2 sonó el teléfono en la vivienda que comparte con su hermana y sus dos sobrinos. Cuando atiende, del otro lado escucha una voz masculina que dice “me robaron” y su voz sonaba como que estaba dolorido o sufriendo.

“Le pregunto quién habla y me seguía diciendo me robaron la bicicleta. Entonces le pregunto si era mi sobrino Nico y del otro lado me responden sí, soy yo y me dice esperá que te paso con un hombre grande. Me empieza preguntar si vivo en calle X, a lo que le respondo que sí. Ahí me pide mi número de celular pero le digo que no”, relató el hombre.

“En ese momento me dicen que me asome y vea que en la puerta de mi casa hay una moto estacionada. Justo cuando me asomo veo entrar a mi sobrino y luego de eso me cortan la comunicación. Cuando entró mi sobrino le pregunté si estaba todo bien y me dijo que sí, le consulte si había visto una moto estacionada y me dijo que no”, agregó.

# Isolina S. de 72 años denunció que estaba en su casa durmiendo con su esposo y su hija cuando los despierta un llamado al teléfono fijo. Al atender, una voz masculina le habla como maltratándola y le dice: “Hace rato que te estoy llamando, por qué no atendés. Tengo a tu nieto que vive en X, tiene la nariz y la jeta rota. No llames a nadie, ni a familiares ni a la Policía, tengo cercada tu casa con motos”.

Como su teléfono es inalámbrico, la mujer fue hasta el cuarto donde su marido ya estaba despierto, le comenta que algo le había pasado al nieto y le pasa el teléfono. En tanto, con su celular llama a su nieto, quien vive en la misma casa pero había salido con amigos. Su nieto no la atiende, entonces llama a su hijo, quien hace otras llamadas y corrobora que el joven estaba con amigos en un kiosco local.

Mientras ella hablaba por celular, la voz detrás del teléfono fijo insistía en que tenía la casa rodeada con motos y armas, pero minutos más tarde se cortó la comunicación.

# El tercer caso fue relatado por la hija de la víctima a este medio: “Mi mamá recibió un llamado diciéndole que tenían a su hija, y al toque le ponen a una mujer al teléfono que le decía: Mamá me tienen, por favor dales todo lo que tenés que me están apuntando con un arma. Ahí un tipo le empieza a preguntar cuánta plata tiene, los dólares que tiene y si tiene más plata en el banco. Mi mamá, con todos los problemas de salud que tiene, se empezó a descomponer”.

“Menos mal que siempre una de mis sobrinas con el novio se quedan a dormir. Entonces ella agarró el teléfono y ahí el tipo le dice que tienen rodeada la casa y les da clarito la dirección. Mi sobrina llama por el celular a mi hermana, que estaba durmiendo tranquila en su casa, y le cuentan la situación. Llamaron a la Policía y ellos les informan que son los terceros en recibir el mismo llamado está madrugada”, sumó.