La Ciudad

Lo que dejó entre los empresarios locales la charla con Marcelo Romano

El economista del Banco Macro trazó un panorama de la economia interna y también de los vientos que llegan desde el exterior.

KODAK Digital Still Camera

La charla brindada por el economista del Banco Macro Marcelo Romano en la ciudad dejó tela para cortar. La exposición se dividió en dos partes: el factor externo que llamó “brisa de cola” y la cuestión interna del país. En esa segunda parte sostuvo la conveniencia de endeudarse en dólares, un punto que no generó mucho clamor entre el empresariado local.

“Fue una charla más que importante con un panorama macro de la economía para los próximos años. En lo que no estoy muy de acuerdo es en la conveniencia de tomar deuda en dólares, creo que no es viable para nuestra economía, sobre todo a los ojos de los que ya hemos sufrido crisis del país. Significa arriesgar mucho todo nuestro capital”, opinó Sebastian Gibbons, tesorero de la Unión de Empresarios del Parque Industrial (Unempir) Jorge Oldani.

En lo que respecta a la llamada “brisa de cola”, Romano analizó que hay determinados factores externos que a la Argentina la favorecen y hacen que no se avizore en el corto plazo una potencial situación crítica. A saber:

# Liquidez global: El sistema financiero triplicó su liquidez. Eso significa que hay fondos para prestar, indicó el economista.

# Los precios de los commodities verdes, es decir, los productos que Argentina le vende al mundo nosotros no tenderían a bajar. China sigue creciendo, implica más consumo de alimentos y en el mundo las tierras cultivables escasean. Razón por la cual se van a mantener en los niveles actuales o van a tender a subir.

# Estados Unidos y su FED están en un proceso de normalización de tasas. Por ello además de haber dinero en el mundo, el costo sería menor que en otros momentos.

# Brasil. Luego de su crisis y consecuente disminución de su producto, se proyectan años de crecimiento para el principal socio de Argentina, lo que está directamente vinculado a la suerte del país.

En tanto que de la situación puertas adentro de Argentina, el economista del Banco Macro definió algunas proyecciones de las principales variables:

# Crecimiento: dijo que 2018 será del 3 por ciento; en los próximos años se mantendría a esos ritmos y alrededor de esos números.

# Inflación proyectada: para 2018 un 18 por ciento; para 2019 un 10 por ciento y para 2020 un 5 por ciento.

# Deuda Pública: a pesar de venir creciendo, el país está en niveles del 45 por ciento del PBI. En ese sentido remarcó que en el 2001 este ratio llegaba al 60%. La situación se puede complicar si Argentina no crece, sostuvo Romano.

# Dólar: estimó para fin de año un dólar a $21,50 y pronosticó que continúa el escenario de atraso cambiario. Por ello, aconsejó a los empresarios presentes a tomar deuda en dólares. Sin embargo esto generó ruido en los hombres de negocios de la ciudad y la zona, que acostumbrados a los vaivenes de la economía argentina prefieren endeudarse en pesos.

“Coincido en las muy favorables condiciones externas para nuestro país, y en particular para nuestra zona. El desafío estará entonces en saber aprovecharlas. Todos estos números suenan bien, los considero bastante optimistas, pero no debemos dejar de mirar la cuestión social, y que este crecimiento no sea solo de los grupos económicos concentrados. En términos claros, que esa riqueza se redistribuya equitativamente y no en pocas manos.  Quienes más vienen soportando los ajustes son las clases medias y bajas, que menos margen tienen”, analizó tras la charla el presidente de Unempir, Román Guajardo.