27 de abril de 2018

“Todos los días lloramos por Peque, pero cada lágrima nos da fuerza para luchar” Familia solidaria denuncia a la Justicia y la Dirección de Niñez por los modos en que se interrumpió la guarda provisoria de un chiquito adoptado en Roldán.

A mediados de abril tomó estado público una noticia que despertó gran alegría en la comunidad: un matrimonio de Roldán había adoptado a cuatro hermanitos. Lo que en ese momento no se sabía era que otra familia estaba atravesando un duro momento tras perder la guarda provisoria del menor de esos niños.

Quienes denuncian el drama son Gustavo y su esposa Carina, quienes al igual que los chicos son oriundos de Villa Constitución. Él de 52 años y ella de 49, juntos tuvieron cinco hijos biológicos y dos nietas. Por eso aseguran que no se está frente “al síndrome del nido vacío” sino que buscan “lo mejor para Peque”.

La llegada del niño a su casa se había dado en el marco del programa provincial Familias Solidarias, que prevé un plazo máximo de guarda de 180 días. Pero esos tiempos suelen extenderse, dando lugar a delicadas situaciones.

En diálogo con El Roldanense, Gustavo recordó: “Llegó a casa a los 34 días de vida en un móvil policial, desnudo y envuelto en una frazada. Con una hojita que decía cuánto podía estar pesando y cuál podía ser su nombre”. Así comenzó una estadía se extendió por casi un año y medio, generando un sólido lazo afectivo.

“El DNI se lo fue a hacer mi señora. Cuando el abrió sus ojos la vio a ella, a su madre. La Justicia o la Dirección de Niñez no podrán decirle que no somos sus padres, no podrá decirles que deje de llamarnos así”, prosiguió el hombre al borde del llanto.

Gustavo y Carina denuncian que cuando quisieron “legalizar el vínculo, la Provincia y la Justicia activaron los medios más oscuros y violentos” para interrumpir la guarda provisoria. “Nosotros también habíamos propuesto como pluriadoptantes: no habíamos ido sólo por Peque como en el algún momento dijo el Juez”, sumaron.

“El 5 de abril nos citan en el Juzgado de Villa Constitución para entregar a Peque como si fuera un paquete. Cercaron los Tribunales y hubo un operativo policial. Me hizo recordar los peores momentos de la historia de la República Argentina. Mientras nos entretenían se llevaron a Peque como al peor de los delincuentes. Lo arrancaron de la familia que él había adoptado”, relató el denunciante.

Por último, Gustavo aseguró no tener “nada en contra” del matrimonio roldanense que tiene la guarda preadoptiva de Peque y sus tres hermanitos. Y reafirmó que su postura es buscar lo mejor para el niño. “Lloro todos los días por él, pero cada lágrima es un gramo de fuerza para luchar”, aseveró en ese sentido. Además, dijo que “lamentablemente” será su primera y última experiencia en Familias Solidarias.

Ahora el asunto está en la Justicia de Rosario, que debe responder ante un pedido de Gustavo y Carina para recuperar la guarda del chiquito. “Esperamos un fallo favorable y que la Justicia escuche a Peque”, se esperanzó la pareja.