6 de Octubre de 2015

Dos jóvenes emprendedores se la juegan con una verdulería boutique en TDS3 Se animaron a dejar sus trabajos para dedicarse de lleno al proyecto. Ofrecerán productos del mercado de concentración y también de huertas orgánicas.

Emilio Gallo tomó la decisión que muchos sueñan pero pocos se animan a concretar: dejó el trabajo que tenía en Rosario para dedicarle tiempo completo a un emprendimiento propio que junto a su novia están a punto de inaugurar en Tierra de Sueños 3.

La apuesta en cuestión es El Mercado, una verdulería boutique donde ofrecerán mercadería seleccionada del Mercado de Concentración de Fisherton pero donde también trabajarán con huertas orgánicas de la zona.

No sólo eso sino que para completar el concepto de boutique también ofrecerán delikatessens como semillas, especias, frutos secos, aceitunas, aceites de olvida, aceto y salsas específicas para ensaladas. “Queremos impactar por lo visual y también con los productos”, contó Emilio a El Roldanense.

El barrio donde se instalan aún está en formación, y por eso los emprendedores saben que al principio deberán no será sencillo, pero están preparados: abrirán todos los días de la semana en horario cortado y sumarán el servicio de delivery con el cual piensan cubrir toda la zona.

“Me jugué a full con esto. Se que en el inicio vamos a tener que pelearla un tiempito sabiendo que no va a haber tanta gente. Pero estamos viviendo en el barrio y la idea siempre fue establecernos en nuestro lugar que elegimos para vivir”, agregó Emilio.

El Mercado estará ubicado en un complejo de locales que se levanta frente al edificio de la futura escuela primaria que está en construcción sobre la Avenida Tierra de Sueños al 3300, y donde hoy ya hay otros negocios funcionando.

Es que con más de 4000 lotes, Tierra de Sueños 3 es el barrio más populoso de la ciudad. Y si se suma TDS2, Puerto Roldán, El Molino y Los Raigales, en esa zona se forma una masa crítica de futuros habitantes de la ciudad, a los cuales ya varios comerciantes les están apuntando como nicho.