La Ciudad

Huellitas ya es el primer jardín del país con el método Neuropoint: ¿De qué se trata?

El educador cubano Orlando Terré Camacho visitó la ciudad junto a unos 80 especialistas de diversa nacionalidad para inaugurar la propuesta.

Tal como estaba previsto, el Jardín Huellitas se convirtió oficialmente el pasado viernes en la primera institución del país –y una de las pocas en Latinoamérica– en adoptar el método Neuropoint para la enseñanza creado por el destacado educador cubano Orlando Terré Camacho, quien estuvo en la ciudad junto a unas 80 personas de diferentes países, todas vinculadas al ámbito educativo.

Llegaron hasta Roldán no sólo para inauguración del ciclo lectivo sino para ver de cerca las modificaciones que realizó el Huellitas para adoptar el método que se basa en la estimulación temprana de niños y niñas entre los 0 a 6 años de vida, mediante diferentes recursos metodológicos y técnicas se busca propiciar el desarrollo de las inteligencias.

“El método de NeuroPoint utiliza el instrumento EBO (la evaluación basada en la observación). En esta observación siempre se detecta una marcada inteligencia y el especialista debe saber especificar cuál es esa inteligencia. Por ejemplo, inteligencia musical, kinestésica, entre otras”, detalló Terré Camacho durante la inauguración.

El especialista prosiguió: “La estimulación tiene que saber destinar para cada niño, un programa de estimulación, porque independientemente que esté en un mismo salón de clases, tenga una misma edad cronológica, y que creamos que tienen todos el mismo potencial, hay un potencial de inteligencia en cada uno que hay que detectar”.

“Este sitio se ha abierto como colofón para la esperanza de los niños. Aquí sucederán encuentros de amor y de alegría por parte de quienes tenemos el compromiso de formar. Acá encontramos gente que cree en el amor y van a devolver a las familias niños preparados para la vida y, sobre todo, felices. Cada una de las docentes tiene amor infinito por lo que hacen”, reconoció Terré Camacho en su visita a la ciudad.

“Muchas gracias al gobierno que ha creído, porque esto es de gestión social y esa es la gran felicidad mía, que la educación parta como un derecho para crear niños mejores”, cerró el educador cubano.