15 de marzo de 2018

La gran mentira del glifosato, la tremenda ignorancia y la manipulación política El eco-terrorismo está manipulado, es una estrategia de quienes quieren ver a un país dividido, que se autodestruya la sociedad y la producción.

Por Jorge Esponda
Productor agropecuario local

Soy productor agropecuario de Roldán, vivimos en el campo de toda la vida y hace 45 años en Roldán, cuando logramos tener el sueño del campo propio (antes alquilábamos donde vivíamos). Tenemos frutales, huerta, cría de pollos camperos y huevos de campo para consumo propio y vivo de la agricultura, porque diferentes gobiernos aniquilaron los tambos, el robo de ganado faenado en el campo (abigeato) era insoportable), nos arrinconaron en la agricultura.

En Roldán hicieron loteos donde se les dio la gana a varios urbanizadores porque es un gran negocio, en los cuatro puntos cardinales en el medio de campos aparecieron loteos y muy sospechado de corrupción en gran escala. No se tuvo en cuenta ninguna planificación seria y responsable sobre el impacto ambiental, desagües hídricos, problemas de convivencia con pequeños productores, no les hicieron dejar áreas de amortiguamiento a los emprendedores inmobiliarios, barreras forestales y sobre todo: que no se vendan 100 metros a 500 metros cerca de campos para impedir conflictos.

Varios de estos tuvieron el apriete de los compradores de terrenos cuando no se podían escriturar para acceder a los créditos PROCREAR, por no tener la aprobación de varios organismos provinciales, como Medio Ambiente. La solución por presión fue que se habilitaran y donde surgen todos estos problemas de convivencia.

Está muy claro que quienes se movilizan por estos reclamos son por política, es también económico porque algunos urbanizadores quieren comprar los campos regalados (al tener problemas para producir con la franjas de 100 metros en las que no se puede aplicar ni agua bendita). ¡Pero si fumigan los loteos contra mosquitos y algo más (tengo fotos)! Y también los que se fanatizan con la propaganda de estos pequeños grupos eco-terroristas.

Esto último está muy relacionado a la política. En Santa Fe hay dos productores de orgánicos, un matrimonio mayor, en la zona de Reconquista (pueblo cerca) ex montoneros, dueños de una empresa muy importante con mucho campo. En un campo hacen orgánico (en el resto, no) cobraron en todos estos años subsidios, van alumnos de facultades. Está impecable su campo (no lo niego) pero viven de los otros ingresos. Muy vinculado al marxista Pérsico, ex vice de Agricultura de la Nación y que tienen las cooperativas que hacen quintas y muy conocidos en manisfestaciones en contra del Gobierno de Cambiemos.

El otro es de Bouque,t tiene 300 hectáreas, hace 30 hectáreas de orgánico y el resto, el 90 por ciento de su campo y de su hermano, que él alquila según me lo dijo en una reunión, hace agricultura convencional usando todo lo que usamos para producir en el campo y que fue a La Haya a hacer la gran farsa del juicio a Monsanto a testificar como productor. ¿Cómo se interpreta esto?

Y lo más lamentable es que lo acompaña el Ministerio de la Producción de Santa Fe. En plena reunión, le dije que por culpa de instigadores como él, gente que no conoce del tema les cree y nos hace un daño enorme a la convivencia de campo con nuevas urbanizaciones o con pueblos que al ver todo este tipo de manipulación política y mediática (hay medios de comunicación que tienen emprendimientos inmobiliarios) solventada por grupos de izquierda y kirchneristas, que logran generar mayor confusión, conflictividad, pérdidas de producción y un clima de hostilidad que perjudica la convivencia, llegando a situaciones insospechadas.

Nada es casualidad.

El eco-terrorismo está manipulado, es una estrategia de quienes quieren ver a un país dividido, que se autodestruya la sociedad y la producción.

Lo que digo, cualquiera lo puede investigar. Claro el periodismo argento y sobre todo este medio, van a publicar lo que les dicen estos intereses políticos y económicos y en esta los productores tenemos todo en contra (estamos como los judíos en la Alemania Nazi, donde se usó la misma estrategia de comunicar y de manipular opinión).

Participo en el INTA constantemente, para producir con el menor uso de productos fitosanitarios. Al día de hoy, no se puede producir con rentabilidad, sanidad y el riesgo de no usar productos. La mayoría fracasan con grandes pérdidas. Bien aplicados como corresponde se puede producir alimentos sin contaminar el medio ambiente.

El arte de producir alimentos es tan complejo como maravilloso, mucho más que otros trabajos, porque hay que conocer la naturaleza, la tierra, el tiempo, las plagas, las formas de trabajar la tierra y de producir, las enfermedades y cada una de estas, está en un constante cambio de formas de controlar y cuidar para obtener los alimentos más sanos y de mejor calidad.

Sin la utilización de productos fitosanitarios es como volver a la época de las cavernas y parece ser que cualquiera opina sin tener la menor idea, con una contundencia y fanatismo que les hace creer que son los que en verdad conocen más que el productor, el ingeniero agrónomo, el veterinario y todos los científicos que están constantemente evolucionando las maneras de producir alimentos.

Todas las sustancias químicas de la vida cotidiana que están presentes en nuestras vidas tienen toxicidad: medicamentos, antibióticos, cloro en el agua potable, millones de sustancias químicas están presentes todos los días en nuestra vida, es la vida moderna que nos hizo producir mayor cantidad de alimentos y de mejor calidad, que están presentes todos los días. Son el alimento de todos los días, como así también son los celulares, la combustión de los automóviles, la quema de basurales, la droga que hace estragos y que nadie ve

Debemos esforzarnos en encontrar soluciones y enfrentar a los que especulan y sacan ventajas con los conflictos.

El presente texto fue escrito originalmente como respuesta a una nota periodística publicada en el diario La Capital.