8 de Junio de 2017

Con 80 años, Eugenia se le animó a la informática y ahora pasa sus poemas en la compu Asiste al curso para adultos mayores que se dicta en Punto Digital Roldán. Su ejemplo enseña que la edad no es excusa para estarse quieto.

Con sus jóvenes 80 años, Eugenia Caturano asiste al Curso de Computación para Adultos Mayores que se dicta en Punto Digital Roldán (ex NAC) y ahora –entre otras herramientas adquiridas en su permanente búsqueda de movimiento intelectual– dispone del conocimiento necesario para pasar a Word los poemas de su autoría.

Es que además de ser alumna de informática, es escritora aficionada. Y toca el piano. Y traduce textos al italiano y también participa de un taller de estampado en tela. No sólo eso: además, tiene planeado iniciar la carrera de diseño de interiores.

“Hay que estar siempre aprendiendo”, explica Eugenia en diálogo con El Roldanense. Y agrega: “Mis amigas me dicen que está aburridas y me preguntan cómo hago para tener tantas actividades. ¡Y yo les respondo que simplemente las tengo!”.

Es por eso que acude al curso de computación que se dicta en Punto Digital, espacio municipal dependiente de la Secretaría de Producción y Empleo, ubicado en Rioja 645. Su concurrencia le permite, por ejemplo, “contestar mensajes y pasar los poemas”. Lo hace todos los miércoles, en el horario que va de 9 a 10.30.

Cuando los abuelos se retiran del salón, llega el turno de los adultos: ellos tienen clase el mismo día entre las 10.30 y las 11.30. Jonatan Tineo, coordinador del programa de formación, resalta que las inscripciones son gratuitas y abiertas, es decir que los interesados pueden comenzar en cualquier momento del año. Para ello, deben acercarse de lunes a viernes en horario matutino.

Los poemas de Eugenia

Que un adulto mayor pueda digitalizar sus poemas evoca historias similares de otros abuelos que alguna vez han asistido a los cursos de computación dictados desde hace años por la Secretaría de Producción y Empleo de Roldán.

En la lista se puede contar la pintoresca experiencia de Chiche, o las de quienes encontraron en la informática la invaluable posibilidad de comunicarse con familiares a la distancia.

Que las personas no encuentren en la edad un obstáculo para seguir adelante es en definitiva conmovedor, como los versos de Eugenia Caturano:

SUEÑO DE AMOR

A veces, son sueños,
los sueños de amor,
solamente son sueños,
a veces se desmoronan
los sueños de amor,
se esfuman lentamente
porque en realidad son sueños.