27 de octubre de 2017

Cavaban un pozo de desagote y se toparon con un insólito hallazgo enterrado El peculiar descubrimiento tuvo lugar en un lote de Las Acequias y podría implicar serios peligros para una importante cantidad de vecinos.

El cavado de un pozo séptico en un terreno de Las Acequias derivó este miércoles en un insólito descubrimiento: en una profundidad de un metro y diez centímetros, asomó un caño de origen incierto que atravesaría una buena cantidad de lotes.

El peculiar hallazgo tuvo lugar en una obra en construcción ubicada en la intersección de calle Las Acequias y Río Negro. Ante la posibilidad de que se tratase de un tendido eléctrico, fue convocada la Empresa Provincial de la Energía.

En un primer momento surgieron dudas, pero luego personal de la EPE determinó que se trataría de una vieja conexión que llevaba servicio de luz desde barrio Santa Teresa hasta la estancia del campo donde hoy se extiende Las Acequias.

Lo que no se con certeza es si dicho cableado se mantiene activo o apagado, en tanto que tampoco se pudieron realizar medidas de prueba para disipar tan inquietante duda.

El arquitecto Yamil Aisa, titular de la finca donde se produjo el hallazgo del caño, contó en diálogo con El Roldanense que el pozo quedó en el lugar donde estaba previsto. Es decir, con el tubo corriendo por el fondo.

Claro que al mismo tiempo y asesorado por su abogado, el propietario decidió llevar una nota a la EPE para notificar formalmente la situación y hacer responsable a la entidad prestadora por cualquier futuro inconveniente.

“Cuando el desarrollador proyectó el loteo debió acceder a los planos subterráneos para evitar situaciones como esta. Nosotros hicimos cimientos de 90 centímetros y por eso nos enteramos recién ahora, pero cualquiera se puede encontrar con el problema, por ejemplo, haciendo un pilote”, explicó Aisa.