15 de mayo de 2017

Débora Marzioni se anota para la intendencia y se enciende la interna del FPCyS La exconcejal presentará su propuesta con espacio propio dentro del Frente. “Definimos un proyecto distinto al de la oposición y al oficialismo”, se planta.

Aún faltan definiciones y todavía no se lanzó de lleno ninguna campaña. Pero las fichas electorales ya se empiezan a acomodar en el tablero de la política local. La exconcejal y militante de la Coalición Cívica, Débora Marzioni, está armando su propia plataforma desde un espacio plural bajo cuyo paraguas irá a las internas del Frente Progresista Civico y Social (FPCyS) presentando candidaturas tanto para la intendencia como para las tres bancas que se renuevan en el Concejo.

“Sin caer en individualidades creemos que hay ciclos y procesos que están agotados, hay maneras de hacer política y de llevar adelante políticas públicas que también están extinguidas. Nosotros definimos un proyecto distinto al de la oposición y distinto al oficialismo”, define la licenciada en Ciencias Políticas de 37 años que milita en la escena pública desde 2001, siempre dentro de la Coalición Cívica que tiene a Pablo Javkin como referente.

“Roldán ha cambiado mucho en el último tiempo. Hace ocho años había una sola vecinal constituida, hoy hay más de nueve, y todas son de lo que llamamos los loteos o nuevos barrios. Hay un criterio de participación distinto al del roldanense tradicional y no vemos que haya un espacio donde se puedan pensar, consensuar y llevar adelante políticas distintas a las que ya conocemos. Nosotros tenemos que definir en estos cuatro años si vamos a ser una ciudad con una impronta propia o vamos a ser el patio trasero de Rosario. Es un momento bisagra para la ciudad y no creemos que haya una expresión en Roldán de las que ya están que esté mirando esto como problemática. Eso es lo que nos mueve y por eso vamos a internas”, explicó Marzioni.

El grupo en el cual se encuadra Marzioni se constituye con personas del socialismo, del Partido Demócrata Progresista, Libres del Sur, y del GEN. Una fuerza que define como “muy pluralista” y que está integrado tanto por roldanenses de nacimiento como por militantes de espacios que hace algunos años llegaron a vivir a Roldán en el marco del proceso de inmigración que la ciudad experimentó.

“El radicalismo también esté en el Frente Progresista pero en este momento no es posible generar los concesos necesarios para ir todos juntos, por eso la mejor herramienta es la interna. Darle a la sociedad otro proyecto y que ella decidan”, opinó quien en 2008 se sentó en la única banca no oficialista que tenía por ese entonces el Concejo local.

“Después el Frente llegó a tener mayoría en el Concejo, algo que vemos con preocupación porque si bien sabemos que los roles del Concejo son distintos a los del Ejecutivo, era la instancia para generar consensos que superen las iniciativas del Ejecutivo y no vemos que eso se haya logrado. Sobre los problemas fundamentales de Roldán no vemos que se haya generado desde el concejo el consenso necesario parta alentar políticas superadoras y poder construir juntos una alternativa. Se desperdició la oportunidad y la gente eso lo condenó”, afirmó Marzioni.

Amigo – Enemigo

“En Roldán lamentablemente la política se toma de manera personal y los mismos candidatos históricos no se preocupan por llevar la pelea al plano de los proyectos y las ideas. Por eso tanta gente se desilusiona de la política y no quiere participar. La cosa termina en una guerra de trinchera persona contra persona. Es complicado para la democracia construir así”, opinó sobre la polarización en la que cayó la escena política local en los últimos años con un oficialismo encarnado en la figura del intendente José Pedretti y una oposición centrada en Daniel Escalante.

“Creo que la madurez de la ciudadanía está para no entrar en esa bipolaridad. El roldanense está acostumbrado a la bipolaridad de amigo / enemigo, la lógica schmittiana de construcción de poder que no es la posmoderna. Los mayores beneficiarios de eso son hoy los dos principales candidatos. De todas maneras hay un fuerte sentimiento de cansancio de lo que está, venga de donde venga. Se visualiza que lo que el intendente, bien o mal, ya hizo cosas y no va a poder hacer nada superador. Lo mismo pasa desde el Concejo con Escalante. Entonces dese ahí queda mucha tela para cortar para una tercera fuerza que plantea algo distinto”, opinó.

A la hora de plantear proyectos concretos, Marzioni habla de la posibilidad de la descentralización para que los servicios lleguen a abarcar a todos los habitantes de la ciudad, de la necesidad de otra banca en el Concejo para lograr una mayor pluralidad y transparencia, y la de “planificar hacia donde vamos”.

“Todo lo demás que se haga van a ser baches, manotazos de ahogado. La base es la integración urbanística, no existe una ciudad amalgamada si no está integrada urbanísticamente”, proyectó.