14 de diciembre de 2015

La gran homenajeada en la asunción de los nuevos concejales Marcela Avellaneda se desempeñó por 24 años como maestranza del cuerpo legislativo local. Acogida a la jubilación, a partir del 1º de enero dejará su puesto. Fue reconocida por su labor.

Marcela Avellaneda se desempeñó por 24 años como maestranza del Concejo de Roldán. El pasado sábado, en el acto del asunción de los nuevos ediles, hubo un momento de emoción cuando se la homenajeó de manera sorpresiva, un gesto que no esperaba y que la llevó a las lágrimas.

“Estoy emocionada, les agradezco a todos por este momento tan feliz que me están haciendo pasar”, dijo la histórica empleada del recinto al recibir un presente floral y ser felicitada por todos los integrantes del cuerpo legislativo.

Marcela Avellaneda formó parte del especial Personajes que El Roldanense editó en octubre último y en ese marco brindó una entrevista en la que habló sobre la experiencia recogida durante tantos años de dedicado servicio. “Arranqué en 1991, casi con el comienzo del Concejo”, recordó en la ocasión.

“Una tiene que estar tranquila porque la política no es sencilla, no es fácil. A veces cuesta no llevarse las tensiones a casa: una absorve mucho y no puede evitarlo”, recordó también la encargada de maestranza en relación a las sensaciones que le despertaba desempeñar su singular puesto.

En esa misma línea contó que, aunque la mayoría de las sesiones a las que le tocó asistir se desarrollaron en un ámbito de tranquilidad, también supo presenciar momentos “un poquito más fuertes, incluso violentos”. De cualquier modo, manifestó un gran cariño por sus tareas, por sus compañeros y describió al Concejo como “una gran familia”.