4 de junio de 2015

Los bordes de la autopista a Rosario tendrán un nuevo vecino Se trata de una importante empresa que necesita mudar sus instalaciones para ampliarse.

La fábrica rosarina de peloteros y otros productos para el entretenimiento familiar Crucijuegos instalará su planta fabril en un predio de 18 mil metros cuadrados instalado sobre la autopista que a Córdoba, a la altura de la intersección con calle Wilde de Rosario.

Las nuevas instalaciones sextuplican en superficie a las actuales, localizadas también a la salida de Rosario pero sobre avenida Eva Perón. “Donde estamos ahora ya no tenemos lugar. Estamos esperando ansiosos que la Municipalidad de Rosario pavimente la continuación de Wilde hasta la autopista para concretar esto que es ya una necesidad impostergable para la empresa”, le dijo al portal rosarino Punto Biz Enrique Imaz, titular de Crucijuegos SRL.

Además de la producción de juegos para plazas, peloteros e insumos relacionados al rubro, la marca rosarina administra sus propias salas de entretenimiento. Aprovechando al máximo el gran espacio del nuevo inmueble, se desplegará un showroom interior y exterior; la planta de producción sectorizada en las áreas de herrería, tapicería y diseños especiales; el sector de ventas que atiende clientes nacionales e internacionales (del Mercosur, América y Europa); y el área administrativa, departamento de recursos humanos, marketing e imagen y sistemas.

“Somos 200 personas las que estamos esperando ansiosas poder trasladarnos”, indicó Imaz, y resaltó el valor de instalarse en el nuevo emplazamiento. “Reúne condiciones ideales, son muchas las industrias que han ido poblando las salidas, y ésta tiene uno de los flujos de movimiento más importantes”, enfatizó. Al mismo tiempo, destacó la cercanía con el aeropuerto y buenas condiciones en materia de seguridad como beneficios del traslado.

Crucijuegos está urgido de hacer el cambio por cuestiones de innovación y tecnología. “Hace cuatro meses hemos comprado todo un túnel de pintura y matricería nueva para crear una línea de juegos novedosa e innovadora que no existe en Sudamérica. Si bien una hamaca sigue siendo una hamaca, lo que antes se concebía como una tabla que cuelga de dos cadenas y sirve para mecerse ahora se ve como una guillotina”, indicó en referencia a las preocupaciones de los padres por la seguridad de los juegos. “Lo mismo pasó con las calesitas, por el tema del vandalismo, y por eso hoy tenemos calesitas con frenos que se activan a una determinada velocidad”, declaró el empresario.