26 de marzo de 2018

Buscan desarrollar en la ciudad un intenso deporte de simulación militar Se llama airsoft, se practica en todo el mundo y está basado en el paintball “pero es mucho más real”. El objetivo es formar un club.

La práctica de airsoft es lo más parecido a formar parte de un grupo de tareas militares: armas que son réplicas exactas, uniformes, borceguíes, cargadores, mochilas y todo un equipamiento reglamentario que convierte a los deportistas casi en soldados.

Incluso en los equipos hay rangos al igual que en la milicia. Pero lejos de perseguir un objetivo castrense, lo único que tienen en la mira es entretenerse un buen rato.

Es que cada “sesión” de airsoft dura unas cinco horas, aunque hay lugares en el mundo –como Rusia– donde está muy profesionalizado y se llegan a hacer encuentros de dos días, donde incluso se utilizan helicópteros y tanques de guerra reales.

El que cuenta todo esto es Matías Fernandez, un roldanense que llegó al deporte hace un año entusiasmado por unos amigos que ya lo hacían en Carcarañá y desde ese momento lo practica e incluso creó el primer equipo de la ciudad.

“Yo practicaba paintball pero esto es mucho más real. Las marcadoras (armas) son iguales a las reales pero disparan pelotitas de plástico de 6 milímetros. Es un juego de honor porque cuando te pegan tenés que cantar la baja”, contó a El Roldanense.

En un comienzo cuando arrancó con el hobby jugaba solo con sus amigos, pero luego empezaron a meterse en foros y se fue contactando con gente de Serodino, San Lorenzo, Rosario, Zavalla, Perez, Bigand, y ahí se formó el grupo BIM5, que actualmente está integrado por 16 personas y del cual Matías es el capitán.

“Un jueves cada quince días nos juntamos. No somos una entidad recaudadora. Lo hacemos como deporte. Es muy exigente en cuanto al aspecto físico, es como jugar veinte partidos de fútbol juntos, y también es muy estresante mentalmente”, relató Matías quien días atrás hizo una publicación en Facebook pidiendo lugares para poder practicar el deporte en la ciudad y la repercusión fue inesperada.

Le empezaron a llegar tantos mensajes de gente interesada en practicarlo que se le desbordó el grupo de Whatsapp y tuvo que dar de baja la publicación. El objetivo central que era conseguir el predio también está cerca de cumplirse ya que consiguió algunos contactos en ese sentido.

“La idea nuestra es hacer un club en la ciudad. Tener un lugar donde juntarnos, compartir una comida, hacer la actividad dentro de un predio propio para pasar el día y que vengan equipos de otros clubes de la zona”, indicó y contó que, por ejemplo, en Rosario hay cinco equipos de airsoft.

En el país la disciplina está muy desarrollada: en cuestión de días tendrá lugar en Córdoba la Operación Sierra Extrema, una competencia a nivel nacional donde se espera la participación de unas 450 personas.

El equipo local de Airsoft