16 de noviembre de 2016

El lado oscuro de los disfraces: tras la fiesta, el Samco desbordó de heridos Cuatro médicos “no dieron abasto” para atender lesionados y se necesitó custodia policial para lidiar con jóvenes intoxicados. El caso más grave fue el de una chica de trece años atacada con una botella de cerveza.

Una niña con un profundo corte en el rostro fue el caso más grave entre los varios que llegaron durante la mañana del domingo hasta la guardia del Samco, como resultado de episodios de violencia que en principio habrían acontecido fuera del predio en que se desarrolló la décima edición de la fiesta de disfraces del Centro Cosmopolita (CCUP).

En diálogo con El Roldanense, desde la Central de Emergencias del efector local aseguraron que “cuatro médicos no dieron abasto para contener todos los jóvenes que aparecieron con lesiones, la mayoría de ellas cortantes”. Según los testimonios que surgieron durante la atención, ello habría sido producto de disputas zanjadas al filo de botellas de cerveza rotas.

El más grave de todos los casos fue el de una chica de apenas 13 años que pasadas las 7 arribó caminando a la guardia con profundos cortes en la cara, envuelta en un disfraz blanco teñido de sangre y llanto. La seriedad de las heridas ameritó una inmediata derivación al Sanatorio de Niños de Rosario.

Desde el Samco también indicaron que el personal del establecimiento se vio desbordado por la situación, en buena medida por el grado de intoxicación alcohólica que reinaba entre los jóvenes. Ese panorama pudo ser controlado gracias una custodia policial que en determinado momento de la mañana demandó la presencia de tres agentes.

La mayoría de las lesiones se habrían producido ya culminada la fiesta y en las afueras del predio elegido para la celebración. Allí se desarrollaron grescas entre chicos de la ciudad y grupos llegados desde otras localidades, incidentes que quedaron registrados en video por las cámaras de vigilancia de la Municipalidad.